Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Accidente ferroviario

El tren disponía del sistema de seguridad habitual y la línea había sido mejorada

El sindicato Semaf y Renfe destacan que el tramo de Palencia no presentaba problemas

El tren Diurno accidentado ayer a la entrada de la estación de Villada, en Palencia, dispone de un sistema de seguridad ASFA, que controla la velocidad en función de los semáforos, según indicaron ayer fuentes del sindicato de maquinistas Semaf. La red dispone también del sistema de Control de Tráfico Centralizado (CTC), según las mismas fuentes, por el cual el trayecto de todos los trenes se controla desde León. Las fuentes indicaron también que los trenes que componían el convoy "son bastante viejos", aunque anoche no había constancia de fallos mecánicos.

El sistema ASFA (Anuncio de Señales y Frenado Automático) regula la velocidad del tren de acuerdo con la posición de la siguiente señal en el camino. Si una señal está en rojo, el sistema frena por emergencia el convoy. El tren 280 Diurno A Coruña-Vigo-Bilbao-Hendaya dispone de este sistema, "como todos", según las mismas fuentes del Semaf.

El tren estaba compuesto por una locomotora eléctrica de la serie 269, que alcanzan una velocidad máxima de entre 140 y 160 kilómetros por hora, y seis vagones de la serie 9000, según explicaron fuentes de Semaf. Las mismas fuentes indicaron que las máquinas de ese tipo "pueden ser muy antiguas", incluso de más de 30 años. Aunque también destacaron que han sido reformadas varias veces.

Asimismo, consideraron que es difícil que con seis vagones puedan alcanzar la velocidad máxima a no ser en un tramo recto. Tanto este sindicato como la Federación de Transportes de la UGT indicaron a Efe que el tramo del accidente no es conocido por ser especialmente peligroso. Todo el tráfico (semáforos y cambios de agujas, la velocidad depende del propio tren) está controlado desde el CTC de León. Según confirmaron anoche en el Ayuntamiento de Villada, la estación de Renfe ya no funciona como tal, sino sólo como apeadero. Hay un jefe de estación, pero "está de vacaciones", indicaron las mismas fuentes.

Iba con retraso

El tren iba con retraso respecto a su horario previsto. El Diurno llegó a la estación de Villada tres minutos antes de la hora en que debía llegar a la capital de Palencia, a 46 kilómetros por carretera. Allí tenía prevista su siguiente parada a las 15.55. Antes del accidente, la última parada era en la estación de Sahagún (León), donde se apearon varios pasajeros. Uno de ellos, citado por Efe, dijo que el convoy viajaba "demasiado deprisa".

En circunstancias normales, un descarrilamiento no tiene por qué tener consecuencias tan dramáticas como el de ayer. "Parece que la desgracia se produjo porque el descarrilamiento fue justamente al pasar por el puente que hay a la entrada en la estación, después de una curva", indicaron las misma fuentes del sindicato de maquinistas, basándose en información todavía muy confusa a las nueve de la noche. Al salirse de la vía a las 15.52, el tren golpeó un pilar del paso elevado, que quedó muy dañado, hasta el punto de ser cortado al tráfico. Un trozo del convoy quedó colgado del pilar.

La línea había sido remozada recientemente a raíz de un accidente producido a la altura de la estación de Torneros, en marzo de 2005. La mejora consistió en cambiar las traviesas de las vías por otras de hormigón, más seguras y que permiten una mayor velocidad.

Renfe no pudo confirmar anoche ni el tipo de máquina locomotora del tren Diurno, ni el modelo de los vagones, ni el sistema de seguridad incorporado a los mismos, pero indicó que tanto esta empresa como Adif han puesto en marcha una investigación sobre las causas del accidente. Un portavoz indicó que esa línea "estaba en condiciones de muy buena calidad" y no había "ningún problema" en la misma.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 22 de agosto de 2006