Unos encapuchados queman un microbús en San Sebastián

Todos los partidos exigen a Batasuna que se desmarque de la violencia callejera

La quema de un microbús y varios turismos a cargo de un grupo de violentos el pasado sábado por la noche en San Sebastián ha avivado el debate sobre un posible rebrote de los actos de violencia callejera durante las últimas fechas. El ataque fue perpetrado por un grupo de encapuchados en plenas fiestas de la capital guipuzcoana. Los partidos democráticos condenaron esta acción y afirmaron que la izquierda abertzale debe desmarcarse de la kale borroka.

La quema de un microbús y varios turismos a cargo de un grupo de violentos el pasado sábado por la noche en San Sebastián ha avivado el debate sobre un posible rebrote de los actos de violencia callejera durante las últimas fechas. El ataque fue perpetrado por un grupo de encapuchados en plenas fiestas de la capital guipuzcoana. Los partidos democráticos condenaron esta acción y afirmaron que la izquierda abertzale debe desmarcarse de la kale borroka.

El autobús calcinado pertenece a la compañía municipal de San Sebastián. Al parecer, un grupo formado por unos seis encapuchados obligaron a su conductor a detener el vehículo y a desalojar a los ocupantes antes de darle fuego. El suceso se produjo el pasado sábado por la noche en la Travesía de Rodil, en las faldas del monte Ulía, una zona apartada del centro de la capital guipuzcoana, que ayer cerró su semana festiva de verano.

El chófer y algunos viajeros alertaron de inmediato del suceso a los propietarios y clientes de un restaurante próximo, que en ese momento se encontraba "lleno de gente", según describió ayer el cocinero Alberto Sánchez a la agencia Europa Press. "Salí corriendo a la terraza [del restaurante] y, justo en ese momento, los encapuchados echaron un cóctel molotov y el autobús empezó a arder. En cosa de dos minutos, las llamas se hicieron muy grandes", relató.

En el local temieron que el fuego se propagara por sus instalaciones, por lo que procedieron a desalojarlo, reconoce Sánchez. "Como las llamas estaban llegando hasta la terraza, nos pusimos como podíamos a apagarlas con la manguera y con cubos de agua", agregó. Las llamas del microbús no causaron daños personales, aunque sí afectaron a varios turismos aparcados en ese lugar, alguno de los cuales sufrió importantes desperfectos.

Este episodio de la kale borroka se suma a los actos vandálicos perpetrados esta misma semana por los violentos en San Sebastián, donde quemaron un contenedor y atacaron con artefactos incendiarios un cajero bancario durante el inicio de la Semana Grande donostiarra. El pasado fin de semana también se produjeron hechos similares en Rentería (Guipúzcoa), Barakaldo (Vizcaya) y Vitoria.

Ante esta sucesión de ataques violentos, los partidos volvieron a reclamar a Batasuna que se desmarque de la violencia. El delegado del Gobierno en Euskadi, Paulino Luesma, les pidió a sus dirigentes la "suficiente valentía y gallardía" para condenar los hechos. Y advirtió de que los instrumentos del Estado de derecho "no descansan jamás".

El coordinador de Aralar, Patxi Zabaleta, aseguró que la violencia callejera es "una forma de lucha antisocial, retrógrada y sucia", y recordó que fue "el cáncer de la tregua de 1998". El PNV de Guipúzcoa calificó la quema del microbús como una "actitud del pasado". Para el PP, los últimos ataques son "actos terroristas" que ponen de manifiesto que Euskadi vive un "retroceso democrático", afirmó su secretario de Comunicación, Gabriel Elorriaga.

Los bomberos trabajan junto a uno de los vehículos incendiados el sábado en San Sebastián.
Los bomberos trabajan junto a uno de los vehículos incendiados el sábado en San Sebastián.JESÚS URIARTE

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 20 de agosto de 2006.

Archivado En:

Te puede interesar

Curso de inglés online

Lo más visto en...

Top 50