Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"En el fútbol la alegría dura pocas horas"

La entrada de Gonzalo Antón en el mundo del fútbol también llegó de la mano de la hostelería. "Llevo 36 años como abonado del Deportivo Alavés, pero no fue hasta finales de los ochenta cuando me planteé entrar en la gestión". Recuerda con nitidez el momento: "Durante uno de los almuerzos de la Ser, un programa que se hacía en el Zaldiaran, trajeron al presidente de la Real Sociedad, cuando el Alavés estaba en tercera división, y comenzamos a hablar de las relaciones entre la Hostelería y el fútbol; cómo mejora ese sector cuando el club de la ciudad está en primera, etc. Y así me metí en ese mundo".

Un reto más para quien en aquel 1989 estaba viendo nacer Viña Izadi, con sólo cuatro años de vida. "Un reto sí, pero teniendo en cuenta que cuando te metes en tercera siempre vas a ir a sumar, no es lo mismo que cuando estás en primera, mucho más difícil". Eso sí, el mundo del fútbol no tiene nada que ver con la hostelería. "El fútbol es un intangible. Hoy estás contento, mañana triste. La alegría dura horas", explica quien consiguió en sus 15 años de presidente del Alavés triunfos como llegar a la final de la UEFA o posiciones buenas en primera división.

Es un negocio complejo; siempre hay problemas que solucionar, siempre hay cosas externas imprevistas que te modifican todos tus planes. En el fútbol, la diferencia entre pegar un balón en el poste o entrar en la portería, supone que el equipo sea maravilloso o te pite todo el campo". Pero las satisfacciones han sido muchas y Gonzalo Antón está contento. "Del fútbol he sacado unas conclusiones magníficas, como el premio al mejor gestor de España, por delante de Núñez o Lorenzo Sanz, que me concedió el diario Marca. Eso te enorgullece".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 13 de agosto de 2006