Cartas al director
i

Aterrizaje por error

EL PAÍS publicaba el pasado día 8, bajo el título Un avión que debía ir de Barcelona a Santiago aterriza por error en Sevilla, la increíble y esperpéntica situación creada como consecuencia de la subcontratación por Spanair de algunas de sus rutas con una compañía escandinava que erró el destino.

Yo era uno de los pasajeros que debían ser recogidos en Santiago por ese mismo avión y salir a las 22.45 hacia Barcelona. La salida tuvo lugar a la una de la madrugada y la llegada a Barcelona a las dos y media. Nadie de Spanair respondió a las siguientes preguntas:

1. ¿Cuántas horas de vuelo acumulaba la tripulación del avión, cuya jornada terminó muchas horas y kilómetros después de lo previsto?

2. ¿Quién vela por la seguridad de los pasajeros a la una de la madrugada?

3. ¿Por qué pago Spanair y vuelo con una compañía que carece de base en España y comete un error tan grave?

4. ¿Queda saldado todo con la entrega a los pasajeros de un vale descuento del 25% (tasas no incluidas) en el próximo viaje con esa compañía en los seis meses siguientes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 10 de agosto de 2006.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50