Antonio Márquez baila sus 10 años de creación

La compañía del bailarín sevillano actúa desde hoy en el Matadero Madrid

Para cerrar la programación veraniega del Matadero Madrid se ha escogido la celebración de los 10 años de existencia de la compañía de danza española del bailarín Antonio Márquez. Fundada en 1995, con el apoyo de la Junta Andaluza de Teatro y bajo la dirección artística del maestro José Granero, el elenco pasó algún tiempo después a la categoría de compañía concertada con el municipio madrileño.

Antonio Márquez es una de las figuras más representativas de una brillante generación de bailarines españoles, a la que también pertenecen Joaquín Cortés, Antonio Canales y Javier Latorre, que se fraguó en las filas del Ballet Nacional de España, primero, bajo la égida de María de Ávila y luego de José Antonio Ruiz.

Márquez, nacido en Sevilla en 1963 y que inició sus estudios de danza a los 12 años en Ibiza -de ahí su apodo profesional, El Ibiza-, se traslada a Madrid a los 18 años y continúa sus estudios con algunos importantes maestros que van a definir su carrera y su estética: Victoria Eugenia, Auro Pons, Juana Taft, José Granero y Pedro Azorín, para entrar en el Ballet Nacional Español en 1985, cuando inicia una ascendente carrera que le llevaría a protagonizar grandes obras como El sombrero de tres picos y Don Juan.

Su personal visión del Zapateado, de Sarasate, le otorgó merecida fama. A partir de entonces ha hecho multitud de giras internacionales con su grupo, montando obras clásicas del repertorio español junto a creaciones contemporáneas.

El programa escogido por El Ibiza para el Matadero comprende tres coreografías de envergadura: Después de Carmen, una revisión libre del drama de la cigarrera sevillana a partir del personaje del matador, articulándose entre ellos un baile de amor y tragedia. Le sigue La vida breve, de Manuel de Falla, que ya Márquez coreografiara para el Teatro Real de Madrid en julio de 2001. Finalmente, Bolero, de Maurice Ravel, creado al alimón con Currillo y donde el protagonista establece un diálogo plástico entre el personaje principal, solitario y poderoso, que surge desde una nebulosa espectral y se enlaza en un duelo de danza con los diversos grupos de bailarines, siempre bajo el mágico y envolvente crescendo musical.

De la versatilidad de Antonio Márquez han sido pruebas escénicas su dominio en papeles como el de Jason en la Medea, de Granero, o la Oración del torero, de Turina, donde recreaba el destino del diestro. Actualmente, la compañía de Antonio Márquez basa su prestigio fundamental en la unión del flamenco con el clásico español, desarrollando giras importantes, sobre todo en Italia y Japón.

El bailarín sevillano cuenta entre sus más memorables actuaciones el estreno de El amor brujo, en 1994, con la compañía de Víctor Ullate, y un año antes su participación en el programa Los Divinos, donde interpretó una inolvidable farruca, junto a Nacho Duato y Julio Bocca.

Compañía de Antonio Márquez. Matadero Madrid. Paseo de la Chopera, 10. De 15 a 30 euros, 10% de descuento para el abono de los tres espectáculos. 11 y 12 de agosto. 22.00. Más información en www.munimadrid.es.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 10 de agosto de 2006.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50