Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El pleno de las Cortes dará hoy carpetazo al accidente del metro de Valencia

El presidente de la Generalitat no tiene previsto intervenir en el debate de las resoluciones

El pleno de las Cortes Valencianas dará carpetazo hoy, con la votación del dictamen de la comisión de investigación, al accidente del metro de Valencia que el 3 de julio se cobró 43 vidas, un dictamen según el cual no se deriva ninguna responsabilidad política del accidente, que sólo fue "mala suerte": no era ni previsible ni evitable, se produjo exclusivamente por el exceso de velocidad y el único culpable fue el maquinista, que falleció en el túnel de la línea 1, que "es segura". Los grupos de la oposición defenderán sus votos particulares -sus respectivas alternativas al dictamen del PP- con nula posibilidad de que prosperen, dada la mayoría absoluta de los populares. El presidente de la Generalitat, Francisco Camps, al que la oposición acusa de haberse "escondido", no tiene previsto intervenir.

MÁS INFORMACIÓN

La comisión de investigación más breve de las Cortes Valencianas, que en apenas cinco días analizó el accidente más grave de la historia del metro en España y el cuarto en el mundo, tendrá hoy su colofón en el pleno, donde se debatirán y votarán las conclusiones de los grupos parlamentarios. Por una parte, el dictamen del PP, aprobado en la última sesión de la comisión de investigación, que presentará el diputado del PP Rafael Maluenda -que presidió la comisión- y defenderá el portavoz popular, Serafín Castellano. Y por otra, los votos particulares de los grupos de la oposición, que a tal efecto mantienen íntegros sus dictámenes, diametralmente opuestos al del PP. No está previsto que intervenga el presidente de la Generalitat, Francisco Camps, a quien la oposición ha criticado por haberse "escondido" y "no dar la cara" tras el accidente. Mientras la oposición considera que el PP intenta "proteger" al presidente, fuentes populares explicaron que Camps no saldrá ahora, porque eso supondría otorgarle un triunfo al contrario. Por los socialistas intervendrá Joan Ignasi Pla, portavoz y secretario general del PSPV.

El PP ha zanjado la supuesta investigación sin admitir el más mínimo error o fallo, sin reconocer ninguna responsabilidad política y acusando a los grupos de la oposición de tratar de imponer sus "ideas preconcebidas" sobre las causas del accidente. Todo ello después de haber impuesto un calendario imposible, sin tiempo para estudiar la documentación y con apenas 24 horas para elaborar el dictamen de conclusiones, y después de haber vetado, gracias a su mayoría absoluta, que comparecieran técnicos y expertos independientes propuestos por la oposición y que llegaran a la comisión relevantes documentos internos de la empresa pública Ferrocarrils de la Generalitat Valenciana (FGV). Y después de no haber modificado ni un ápice su "verdad oficial" sobre el accidente: este no era ni previsible ni evitable, su única causa fue el exceso de velocidad del tren y el único culpable, el maquinista, que falleció en el túnel de la línea 1, que es "segura". Cuestión de "mala suerte", como dijo el consejero de Infraestructuras y Transporte, José Ramón García Antón. Un dictamen que el portavoz adjunto de Esquerra Unida, Joan Antoni Oltra, calificó de "literatura fantástica".

Mientras, los grupos de la oposición, PSPV-PSOE y EU, consideran que el accidente se podría haber evitado, que el exceso de velocidad puede no haber sido la única causa del descarrilamiento y posterior vuelco del tren, puesto que no es descartable un fallo técnico o mecánico, y que la Generalitat y la empresa pública Ferrocarrils de la Generalitat Valenciana (FGV) no fueron capaces de detectar -a pesar de haber recibido avisos de los sindicatos y los maquinistas- el posible riesgo de la fatídica curva del metro entre las estaciones de Plaza de España y de Jesús en la que se registró el siniestro. Los dos grupos hacen referencia a la prisa del PP por cerrar la comisión de investigación con unas conclusiones preestablecidas en su "verdad oficial", consideran que sí existen responsabilidades políticas y critican que nadie haya dimitido -ni en el Consell ni en la empresa pública FGV- a pesar de que el accidente provocó 43 víctimas mortales. En concreto, han reclamado la dimisión de García Antón y del presidente Camps

Según la oposición, el accidente podría haberse evitado con una mayor inversión en seguridad en la línea 1 y con la colocación de balizas en los puntos adecuados, como en la fatídica curva. En este sentido, Esquerra Unida remarca que después del siniestro la empresa FGV ha decidido instalar balizas de frenado en el túnel de la línea 1, lo que, en su opinión, equivale a reconocer que con ellas y con más inversión en seguridad "el accidente se podría haber evitado".

El PP pretende dar por concluido hoy el asunto. Pero los grupos de la oposición no parecen dispuestos a permitirlo y continuarán insistiendo. El PSPV ha anunciado para septiembre unas jornadas en las que participarán algunos de los comparecientes vetados por el PP.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 11 de agosto de 2006