Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Verano en obras

Un viaducto del AVE de más de 500 metros cruza en Llinars la AP-7 y el río Mogent

Cuatro pasos para fauna garantizarán la conexión entre el Montseny y el Montnegre

Son muchos los conductores que circulan por la AP-7 que, a su paso por Llinars del Vallès, se sorprenden ante la nueva obra que cruza la vía: un gran viaducto de más de medio kilómetro de longitud, que permitirá al AVE salvar la autopista y el río Mogent. El viaducto es la principal obra del tramo del AVE entre La Roca del Vallès y Riudellots de la Selva que está en construcción. En este tramo se han construido por debajo de la vía cuatro pasos para fauna que garantizarán la conexión biológica entre los parques naturales del Montseny y el Montnegre-Corredor.

El viaducto destaca por sus medidas colosales y también por su forma: ocho grandes estructuras de forma triangular pintadas de color azul. La elección del azul no es casual, ya que es el color corporativo que identifica vallas, catenarias y el resto de elementos de las líneas del AVE.

Construir el viaducto es una obra de romanos, explican fuentes del Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif), el organismo estatal encargado de construir la línea del AVE. Las obras no pueden obligar, en ningún momento, a cortar el tráfico de la AP-7. Por ello, han optado por construir primero los pilares del viaducto, luego soldarlos y finalmente colocar, mediante grandes gatos hidráulicos, el resto de su estructura. Las obras del tercer tramo del viaducto empezaron ayer, y la previsión del Adif es que estén acabadas en septiembre.

Este viaducto no es la única obra destacada de la línea del AVE entre Barcelona y la frontera francesa que está en construcción. En estos momentos, se está construyendo la plataforma -el terreno llano encima del cual estarán las vías- entre La Roca del Vallès y Riudellots de la Selva, municipio situado a apenas 15 kilómetros de Girona.

El AVE requiere de una vía con curvas suavizadas y con la menor pendiente posible. Algo difícil en el tramo de 50 kilómetros que separan La Roca y Riudellots, que es muy accidentado porque se encuentra en el valle que forman las sierras Litoral y Prelitoral. En este tramo habrá 23 puentes y 6 túneles, además del viaducto de la AP-7.

Conexión biológica

En el tramo entre La Roca y Riudellots también sobresale un conjunto de cuatro pasos para fauna, que asegurarán la conexión biológica entre los parques naturales del Montseny y del Montnegre-Corredor. Sin estos pasos inferiores, situados entre Sant Celoni y Riells, la comunicación entre ambos pulmones verdes sería muy complicada, ya que la línea del tren, que estará vallada, lo impediría.

Los cuatro pasos inferiores tienen 20 metros de anchura y 10 de altura. Estas medidas, según el Adif, permiten que circule con comodidad un rebaño formado por 40 ovejas en línea. Lo que es lo mismo: es la anchura necesaria para que transite una hilera de 25 vacas o, incluso, una decena de elefantes africanos adultos. Estas obras son fruto de las directrices que establecen las declaraciones de impacto ambiental, un conjunto de medidas cuyo propósito es minimizar los efectos que el paso del tren de alta velocidad tendrá para los diferentes ecosistemas.

El propósito del Ministerio de Fomento es que la línea de alta velocidad entre Barcelona y la frontera francesa se ponga en marcha en 2009. Ahora, Adif está trabajando para definir el trazado entre la estación de la Sagrera de Barcelona y la de La Roca del Vallès. La línea, a su paso por Montmeló y Montcada i Reixac, será soterrada.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 10 de agosto de 2006