Oleada de incendios en Galicia

Rajoy dice que hay que "arrimar el hombro" y reclama ayudas económicas para los afectados

Al calor de las llamas, el presidente del PP, Mariano Rajoy, bajó ayer el tono de las críticas a los Gobiernos central y gallego por la oleada de incendios, llamó a todos a "arrimar el hombro" y abogó por "dejar los conflictos políticos" para después de la catástrofe. El líder popular se desplazó con periodistas a la localidad pontevedresa de Meis, una de las más afectadas, donde conversó con vecinos afectados por el fuego y observó los destrozos causados. Allí anunció la presentación de una iniciativa en el Congreso para indemnizar a los afectados, en especial a los propietarios de explotaciones agrícolas y ganaderas.

Acompañado por el presidente del partido en Galicia, Alberto Núñez Feijóo, y por el titular de la Diputación de Pontevedra, Rafael Louzán, también del PP, el líder de los populares atemperó las quejas de fechas anteriores, pero no dejó de señalar que "no hay medios que sobren en estos momentos". "Es el momento de ofrecer el apoyo a las autoridades", declaró Rajoy, aunque advirtió de que "el tiempo de las responsabilidades" llegará. Anunció que el PP hablará de política "en el Parlamento gallego y en el Congreso", porque "las autoridades tienen que dar las explicaciones en su momento de lo que se ha hecho y, sobre todo, de lo que no se ha hecho". Mientras, toca "hacer el mayor esfuerzo por parte de las autoridades", dijo.

Más información
El número de incendios en Galicia se eleva a 158, 93 de ellos sin control

Galicia está "al borde de la catástrofe" y ante un "estado de emergencia" que espera "que se pueda controlar en las próximas horas", dijo Rajoy, que animó a permanecer todos juntos, cerrar filas y, "más que nunca", dejarse de conflictos partidistas.

Sobre la exigencia de los miembros de los equipos de extinción de incendios de hablar gallego, Rajoy señaló: "Hay que contar con los que saben, hablen lo que hablen o piensen lo que piensen. No estamos ante un problema de pensamiento político, sino de que apague el incendio quien mejor sabe hacerlo".

En Madrid el tono era más alto. El portavoz parlamentario del PP, Eduardo Zaplana, acusó al Gobierno de estar "de vacaciones" y preocupado por "asuntos lingüísticos". El PP prepara una Proposición no de Ley, aludida por Rajoy, en la que figurará la creación de un Centro de Gestión de Crisis para una mayor coordinación entre el Estado y las comunidades autónomas, informa Anabel Díez.

El portavoz del PSOE, Diego López Garrido, mostró cierta consternación por las palabras de Zaplana, toda vez que en ese mismo momento la ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona, que hoy estará en Galicia, comparecía en su Ministerio. El próximo jueves habrá una nueva Diputación Permanente en el Congreso para tratar esta tragedia. "Este Gobierno no está de cacería ni manda los problemas al quinto pino como hizo y dijo el PP en el caso del Prestige", rememoró López Garrido.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS