Reportaje:ESCAPADAS | El Burgo de Osma

2.400 años de pequeña grandeza

Si en vez de estar en Soria, el Burgo de Osma estuviese en Madrid, ocuparía, con sus cinco mil y pico habitantes censados, el lugar 58 de la lista, entre Collado Mediano y Fuente el Saz del Jarama. Pero allí, a orillas del Ucero, entre la altiplanicie soriana y la ribera del Duero, es toda una ciudad, una señora ciudad con 2.400 años de historia, sede obispal y paraíso terrenal de sacristanes que, para defender el sagrado negocio de las postales, expulsan de los templos a los turistas madrileños con un "¡váyase usted a hacer fotos a su pueblo!". A Azorín, el melancólico pintor de las viejas ciudades castellanas, le hubiese gustado saber que, en pleno siglo XXI, aún hay joyas como ésta.

El Burgo tiene una catedral que ciudades 100 veces más grandes ya quisieran, con una torre de 72 metros, como para tratar vis-à-vis con el Altísimo. A nosotros, sin embargo, más que este estratosférico campanario barroco, nos admira el elegante claustro del gótico tardío. O la pequeña sala capitular románica donde descansa, en sarcófago de caliza policromada, Pedro de Osma, el santo varón que devolvió su rango obispal a la ciudad en 1101, nada más echar a los moros. O el Beato de Liébana que, poco antes de eso, en 1086, copiaron e iluminaron los monjes Petrus y Martinus, y hoy se exhibe en el museo catedralicio.

Junto a la catedral arranca la calle Mayor, que está llena de blasones, palacios -como el episcopal, con portada de estilo gótico hispano-flamenco-, soportales y, a la sombra de éstos, puestos en los que los propios agricultores despachan las alubias del Burgo, los cardos y demás primores hortenses de la vega del Ucero. Aquí abren también las tiendas de productos típicos: la morcilla de arroz, la aceitosa extendida y la torta del Beato, de la que dicen que el pecado es no probarla. En todo caso será venial, porque no es para tanto.

Al cabo de la calle Mayor está la plaza, también Mayor y también con soportales, en que se alzan el Ayuntamiento dieciochesco y el antiguo hospital de San Agustín, cuya capilla barroca alberga la oficina de turismo.

Este último aloja, además, en el piso noble, el aula arqueológica Antiqua Osma, que invita a dar un paseo virtual por la Uxama arévaca y romana, sin necesidad, pues, de subir al cerro pelado donde se encuentra el yacimiento, pues allí el sol cae en verano como una piedra y en invierno sopla un zurrusco que afeita.

Si queremos dar un garbeo de verdad, la opción más agradable es el paseo (peatonal y para bicis) que acompaña al río Ucero dos kilómetros largos, desde las murallas del Burgo hasta el puente de Lagüera, pasando por el desfiladero de Peñalavara. Umbrosas alamedas y céspedes siempre verdes bordan este camino por el que, al poco de andar, descubriremos el puente Romano -en realidad, medieval- y la Osma visigoda, así como la ruina de un castillo del siglo X que domina a vista de pájaro la pequeña gran ciudad.

Hoteles céntricos y con historia

- Cómo ir. El Burgo de Osma (Soria) dista 172 kilómetros de Madrid yendo por la A-1 hasta el kilómetro 105, por la N-110 hasta San Esteban de Gormaz y finalmente por la N-122.

- Visitas. Catedral (teléfono 975 34 03 19): en verano abre todos los días, excepto lunes, de 10.00 a 13.30 y de 16.00 a 19.00; visita guiada, tres euros.

- Aula arqueológica. Antiqua Osma (teléfono 975 21 50 23): de 11.00 a 14.00 y de 17.00 a 20.00; entrada, tres euros.

- Alrededores. En San Esteban de Gormaz (a 12 kilómetros): iglesias románicas de San Miguel y Santa María del Rivero. En Gormaz (a 13 kilómetros): fortaleza califal del siglo X. En Ucero (a 16 kilómetros): cañón del río Lobos.

- Comer. Virrey Palafox (teléfono 975 34 02 22): especialidad en setas; precio medio, 30-35 euros. Asador El Burgo (teléfono 975 34 04 89): cordero lechal, cabrito y cochinillo asados; 30 euros.

- Dormir. Posada del Canónigo (teléfono 975 36 03 62): hotel con encanto en una casa construida en 1556 por el obispo Valdés, junto a la catedral; doble, 60-80 euros. Hotel II Virrey (teléfono 975 34 13 11): un cuatro estrellas lleno de antigüedades, en plena calle Mayor, sobre lo que fue la botica y el molino del hospital de San Agustín; doble, 80-93 euros.

- Más información. Oficina de Turismo del Burgo de Osma (plaza Mayor, 9; teléfono 975 36 01 16). Y en www.burgosma.es.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS