Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
DOS CANDIDATOS A LA ESPERA DE UN LARGO ESCRUTINIO

Un misterio en un enigma

Joseph Kabila, presidente del país e hijo del anterior gobernante Laurent Kabila, es un auténtico desconocido para su pueblo

Joseph Kabila, de 35 años y casado el pasado junio con la madre de su hija de siete años, es para buena parte del país que preside desde 2001 un desconocido. En un lustro ha concedido dos conferencias de prensa y apenas ha pronunciado discursos. Nació en el este de Congo, donde su padre y él gozan de gran respaldo. Pero creció y estudió hasta ir a la Universidad en Tanzania, al resguardo de los servicios de espionaje de Mobutu Sese Seko, el dictador congolés a quien Laurent Kabila, padre de Joseph, terminaría expulsando del país en 1997.

"En realidad Kabila es un desconocido", indica un funcionario de la ONU. "He leído cinco biografías de él y cada una dice una cosa distinta. Lo que sí es cierto es que su padre lo envió a estudiar varios meses cursos militares primero a EE UU y después a China. También es verdad que es el único candidato que ha involucrado a su esposa en la campaña. Ella ha asistido a todos los mítines, actuando como una primera dama, al estilo anglosajón. Bemba va más en plan general macho".

Sus amigos de Dar es Salam, la ciudad de Tanzania donde se crió desconocían que él era hijo de Laurent Kabila. Cuando los periodistas les preguntaron sobre el actual presidente lo definieron como un amante de las películas de guerra y de las artes marciales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 1 de agosto de 2006