Tribuna:Inversión | CONSULTORIOTribuna
i

Con condiciones

Las condiciones de la CNE a la OPA de E.ON han sido acogidas con subidas significativas en las cotizaciones de Endesa y Gas Natural. Cabe interpretar que el mercado apuesta por el entendimiento de las autoridades con la eléctrica alemana, y que Gas Natural no realizará una contraoferta lo suficientemente atractiva para desbancar a su competidora, que diluya el valor para los accionistas actuales.

Las exigencias de CNE, a falta de conocer el texto completo, evidencia la intención de tensar el arco lo más posible pero evitando que la cuerda se rompa. La venta de activos de generación no se define en términos de potencia total, como se estableció con Gas Natural, sino por categorías de activos. Endesa quedará desequilibrada en sus proporciones de mercado y producción, y expuesta a la evolución del precio de mercado eléctrico en su negocio de comercialización.

Sería difícil de entender que E.ON tenga que vender activos que pueda comprar, por ejemplo, su compatriota RWE

La venta de los activos insulares y extrapeninsulares de Endesa denota una desconfianza en la propiedad foránea de sistemas eléctricos fuertemente regulados y cuya dependencia casi exclusiva de combustibles (fuel y gas) con amplios mercados de abastecimiento no parece justificar. Otro aspecto polémico es el propio calendario de 12 meses que impone la CNE para realizar las ventas. Basta recordar que en la autorización de la OPA de Gas Natural se concedía a ésta, para la enajenación de un volumen de activos muy inferior, un "plazo confidencial" que además podría ampliarse mediante un mandato a un tercero independiente por otro plazo máximo también confidencial. Una cosa es forzar desinversiones y otra no conceder la flexibilidad suficiente para que éstas puedan culminarse sin perjuicios económicos graves para el vendedor. No parece que la CNE pueda restringir a priori el conjunto de potenciales compradores a empresas de accionariado y control español. Pero sería difícil de entender que, con el argumento de la garantía de suministro, E.ON tenga que vender activos que pueda comprar, por ejemplo, su compatriota RWE.

Arturo Rojas es profesor de la Escuela de Finanzas Aplicadas (Grupo Analistas).

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 29 de julio de 2006.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50