Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

"¿Qué quieres?"

Ésa es la pregunta que la compañía Iberdrola formula en la página web "informativa" a los "clientes" de la compañía.

El incendio de la subestación de la calle del Buen Suceso en Madrid, producido la noche del 16 al 17 de julio, nos dejó sin luz a 200.000 personas (perdón, clientes) en Madrid. Algunos se quedaron encerrados en ascensores; otros, en escaleras de inmuebles, y a algunos, que tuvimos suerte, nos pilló con las velas a mano. Porque como informaba una amable teleoperadora de la compañía, se había producido una avería "como todos los años": Méndez Álvaro, Almadén, Chamartín...

Eso sí, Iberdrola informa de sus resultados en Bolsa. Los beneficios que constan en la página web, pensada para que los accionistas tengan una completa información, nos comunican que en el primer trimestre de 2006 el beneficio neto de la compañía crece un 16,3%, alcanzando los 403,2 millones de euros.

Por su parte, el 010 no nos informa a los ciudadanos, "porque al ser una compañía privada, a ellos no se les suministra información".

Son las diez de la mañana del 17 de julio y algunos seguimos sin luz. ¿Qué supone la compañía que queremos? Muy sencillo: luz e información. Es lo único que como clientes podemos reclamar. Ya hace tiempo que no podemos reclamar que los beneficios se reinviertan en mejorar infraestructuras, que se contrate a más gente para mantener las instalaciones y para efectuar las reparaciones, ni que se informe al público de las previsiones horarias o de las posibilidades de reclamación. Porque hemos perdido la condición de ciudadanos y hemos pasado a ser clientes, y eso no es gratuito.

Lo único que nos queda es la esperanza de que la compañía reciba 200.000 reclamaciones que provocarán una bajada de los beneficios en el siguiente trimestre.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 18 de julio de 2006