Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La CE pretende rebajar un 70% el precio de las llamadas de móviles en 'itinerancia'

El nuevo reglamento entrará en vigor a partir de 2007, sin que lo traspongan los Estados

A pesar de las presiones de las grandes empresas de telefonía y de la resistencia de los comisarios más liberales, la Comisión Europea logró ayer sacar adelante un reglamento que supondrá una rebaja del coste medio de las llamadas internacionales a través de móviles de un 70%. Las disposiciones adoptadas tratan de limitar los costes "injustificadamente elevados" del denominado roaming o itinerancia que cobran unas compañías a otras por el uso de sus redes en las llamadas internacionales y que luego se repercuten a los usuarios.

La Comisión Europea considera que las llamadas a través de roaming son cuatro o cinco veces más caras que las domésticas. El precio minorista de una llamada a través de roaming en la Unión Europea es de 1,15 euros el minuto, más de cinco veces del coste real del servicio, según los estudios de la CE.

Actualmente, por ejemplo, las llamadas de móviles recibidas a través de roaming, registran un incremento del 300% al 400%, respecto a las llamadas domésticas efectuadas mediante móviles. Además las diferencias entre los distintos países son también muy elevadas, desde 1,11 céntimos por minuto de Malta hasta 0,24 céntimos en Chipre. En España el coste medio es de 0,53 céntimos. La Comisión propone fijar un límite máximo para las llamadas recibidas de 0,165 céntimos.

La propuesta de limitar estos sobrecostes ha resultado más moderada que las pretensiones iniciales de la comisaria de Sociedad de la Información y Medios de Comunicación, Viviane Reding, que pretendía equiparar el coste de las llamadas a través de roaming con las domésticas en el caso de las recibidas. El reglamento podría estar aprobado durante el verano de 2007, y entraría en vigor sin necesidad de su transposición por parte de los Estados miembros. En el caso de las llamadas recibidas entraría en vigor desde el momento de su aprobación. Para las llamadas efectuadas tendría un periodo transitorio de seis meses.

El presidente de la Comisión, José Manuel Durao Barroso compareció ayer para arropar a la comisaria Reding y subrayar que el Ejecutivo Comunitario había sido capaz de alcanzar un consenso. Barroso reconoció que "el consumidor ha tenido que esperar demasiado para obtener las ventajas del mercado interior", y subrayó que su propósito era luchar contra los precios abusivos. La comisaria Reding, por su parte, admitió que "el roaming era una anomalía y que por esto había que adoptar medidas excepciónales".

5.400 millones de ahorro

La medida afectará a 147 millones de usuarios, de los que unos 110 millones son ejecutivos y 37 millones turistas. El nuevo reglamento podría proporcionar un ahorro de 5.400 millones de euros a los usuarios. El mercado europeo de roaming se estima en 8.500 millones, lo que representa el 5,7% de los ingresos totales de las empresas de telefonía.

En síntesis el paquete de medidas consiste en establecer una serie de topes tanto en los precios mayoristas (los que se aplican entre si las compañías) y los minoristas que pagan los usuarios.

Según la propuesta de la Comisión, a los usuarios sólo se les podrá aplicar un recargo del 30% sobre el coste mayorista. Se trata de un tope considerado excesivamente elevado por tratarse de un beneficio sin ninguna relación con los costes, equivalente a un beneficio neto.

A pesar de la moderación de la propuesta, Reding empleó ayer un lenguaje decididamente militar para expresar la determinación de la Comisión en seguir adelante con su plan. "Queremos utilizar la artillería pesada con que cuenta la Comisión Europea," dijo, "para intervenir en el mercado. La artillería pesada no la aplicamos nunca, pero en este caso estaba justificado", añadió.En su opinión la reducción de las tarifas supondrá también una mejora para la competitividad de la economía europea, ya que el 80% de los usuarios de la itinerancia son las pequeñas y medianas empresas.

Algunas empresas de telefonía han anunciado ya rebajas en sus precios para situarlos por debajo de los límites fijados por la Comisión.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 13 de julio de 2006