Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Supremo ve ilegítimo pero no delictivo el espionaje electrónico al PSOE balear

Los correos electrónicos del ex consejero y diputado del PSOE balear Francesc Quetglas fueron interferidos a finales de los años noventa "de manera ciertamente ilegítima, aunque no (es) calificable como delito". El Tribunal Supremo ha incluido esa constatación en la sentencia que ratifica la absolución, dictada por la Audiencia de Palma de Mallorca, de Francisca Pascual, secretaria y directora general de Presidencia de Baleares cuando Jaume Matas presidía la comunidad, entre 1998 y 2000, y del funcionario Sebastián Vallori.

Los ayudantes de Matas fueron acusados de los delitos de descubrimiento y revelación de secretos en 2000. El Supremo los exonera penalmente, pero señala que "hay que afirmar también que la actuación enjuiciada no puede considerarse ética ni jurídicamente indiferente". Matas exigió disculpas anoche a los socialistas por ser objeto de una maniobra de "destrucción del adversario".

El PSOE descubrió por casualidad que todos los correos de Quetglas en Internet eran rebotados, entre 1998 y 2000, al buzón del ordenador del presidente Matas, que controlaban Pascual y Vallori. Matas y el PP negaron el uso de estos correos y atribuyeron "el redireccionamiento" a un error del que Quetglas no fue advertido.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 5 de julio de 2006