Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las grandes piezas conceptuales de Matta-Clark llegan al Reina Sofía

El museo expone sus transformaciones en edificios y sus películas experimentales

Gordon Matta-Clark (1943-1978) es uno de los artistas conceptuales más importantes de la segunda mitad del siglo XX. Hijo del pintor chileno Roberto Matta, nació y murió en Nueva York, donde se dio a conocer a través de sus cuttings (transformaciones de edificios mediante cortes) y de sus películas experimentales. El Museo Reina Sofía de Madrid abre hoy al público una gran exposición comisariada por Gloria Moure en la que se incluyen fotografías, foto-collages, dibujos y las 19 películas realizadas sobre intervenciones en las calles neoyorquinas.

Gloria Moure presentó ayer la exposición junto a la directora del museo, Ana Martínez de Aguilar, y la viuda del artista, Jane Crawford. Moure contó que ha trabajado en esta exposición (abierta hasta el 16 de octubre) durante muchos años y que ha sido tan emocionante como laborioso porque ha podido tener en sus manos todos los documentos escritos por el artista que luego fueron dando cuerpo a sus muchas obras. "Su forma de trabajar", explica Moure, "parte de la más profunda poesía con el objetivo de cambiar el mundo a partir de acciones concretas".

La mayor parte de esas acciones las realizó en el Soho neoyorquino. Matta-Clark es uno de los máximos responsables de la transformación de esa zona de la ciudad. Pasó de ser un área abandonada a un punto de encuentro de gente del mundo de la creación. Los artistas convirtieron sus talleres y viviendas (lofts) en laboratorios permanentes de ideas. En ese ambiente es donde Matta-Clark hacía sus cuttings, grandes agujeros entre edificios que luego eran fotografiados por el propio artista. La idea era romper el aislamiento entre los objetos, buscar interrelaciones y, finalmente, intervenir en el espacio para romper normas establecidas.

Arquitecto de formación, Matta-Clark adquirió gran parte de su experiencia en París con Duchamp . "Jugaba permanentemente con el lenguaje", explicó Moure, "y ese amor por el juego está en toda su obra. Como también lo está la preocupación por la sociedad que le rodea. Fue muy crítico con la sociedad de su tiempo, algo que no era tan frecuente en Estados Unidos en esos momentos, pero su origen está en Chile y su educación es francesa".

Los espacios urbanos interesaron especialmente a este artista. La exposición recoge numerosas piezas de Food, el restaurante que montó en el Soho durante dos años para regenerar la vida artística en la ciudad y para el que produjo centenares de dibujos, fotografías y poesías.

Las películas se proyectan de manera ininterrumpida en diferentes espacios de la exposición. Una es la inacabada e inédita Anarchitecture (1974), donde se enjuicia el papel de la arquitectura en el entorno urbano; en Tree dance (1971), el artista crea un proceso de expansión espacial en el que el árbol es un tejido tridimensional que se expande hacia el espacio, y en Automation house (1972), el artista propone la destrucción del concepto de arquitectura como elemento de poder.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 5 de julio de 2006