Reportaje:

Una pelea entre niños acaba a tiros

Los Mossos buscan a los autores de una reyerta en Barcelona que concluyó con cinco heridos de bala, tres de ellos menores

Una pela entre niños de etnia gitana el sábado por la noche acabó a tiros y con cinco personas heridas por disparos de bala, tres de ellas menores. Ninguno corre peligro. El escenario de la riña fue la calle Saturn de la localidad barcelonesa de Sant Adrià del Besòs, en pleno barrio de La Mina.

Todo empezó sobre las 22.30, cuando varios chavales que jugaban se enzarzaron en una escaramuza por motivos que se desconocen. Los niños fueron a buscar a sus respectivas familias.

Minutos más tarde, se presentaron en el parque adultos de las dos partes, que reanudaron la discusión, cuyo tono fue subiendo hasta que algunos sacaron varias navajas. Los otros respondieron a tiros. El pánico se extendió entre los alborotadores, que desaparecieron en estampida sin poder esquivar los disparos.

"Esto parece el Oeste", manifestaba ayer a Europa Press Alfonso Santiago, un joven vecino del barrio.

El resultado de la reyerta es de cinco personas heridas. Tres de ellas son menores: una niña de dos años y medio, un niño de ocho y una adolescente de 15, que fueron trasladados al Hospital del Mar. El centro sanitario no teme por la vida de ninguno de ellos, aunque la joven de 15 años tiene un pronóstico grave como consecuencia del impacto de una bala que le entró por un glúteo y salió por la pared abdominal.

La otra niña fue trasladada al Hospital Sant Joan de Déu de Esplugues de Llobregat para verificar que no sufrió daños mayores: evoluciona favorablemente de una herida de bala en una pierna, según fuentes de este centro sanitario.

El niño presenta herida de bala también en la pantorrilla, aunque "ha tenido suerte" y no ha resultado afectado ningún hueso ni vena ni arteria alguna, según el jefe de guardia del Hospital del Mar.

Pasaba por allí

Las otras víctimas son adultos: A. M. S., de 46 años, que al parecer sí participó en la reyerta y que presenta una herida en la pierna por una bala que le entró y le salió. Ajeno a la pelea, resultó también herido, J. L. P., de 21 años, que regresaba de trabajar y llegaba a su casa en el momento del tiroteo. El joven, al que impactó en el pie una bala perdida, se arrastró hasta la comisaría de los Mossos d'Esquadra (la policía autonómica catalana), situada a dos calles de donde se produjeron los hechos.

Los Mossos no han practicado ninguna detención hasta el momento, aunque confían en que las investigaciones prosperen en breve. "Hemos hablado con muchos testigos y las descripciones que tenemos son muy buenas", señalaba ayer un portavoz del cuerpo.

Ayer por la mañana, entre vagos rastros de la pelea -algunas gotas de sangre en la calle y señales de tiza en el suelo marcadas por la policía- los vecinos hacían comentarios de resignación y lamentaban que este tipo de sucesos sean "habituales" en el barrio. "Es lo que suele ocurrir, ya sabemos lo que hay. Miedo no, lo que pasa es que no puedes enemistarte con nadie", señalan.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 02 de julio de 2006.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterFORMACIÓN CON DESCUENTO

Lo más visto en...

Top 50