Cruce de querellas de socialistas y populares en Orxeta por obras ilegales, manipulación del censo y calumnias

El alcalde de Orxeta, Vicente Llinares, del PSPV, y el ex edil del PP Arnaldo Jaime Sellés han coincidido esta semana en los tribunales en el marco del cruce de querellas entre ambas formaciones, cuyo origen se remonta a los previos a los comicios de 2003 cuando un grupo de vecinos denunció un supuesto intento para inflar el censo electoral.

El alcalde declaró el pasado miércoles en el Juzgado de La Vila Joiosa acusado de un presunto delito de prevaricación, en relación al funcionamiento de una industria cementera en la ciudad. Según la acusación, el primer edil habría permitido que se vulnerara la ley y continuara la actividad en contra de la normativa. El primer edil rechaza la acusación y considera que es una "cuestión política más que judicial". Uno de los denunciantes, Arnaldo Jaime Sellés, fue concejal del Partido Popular y tiene varias causas judiciales pendientes de resolver, según Llinares. "Mis enemigos políticos, los que se esconden detrás de la oposición son quienes están buscando los resquicios para llevarme al juzgado", añade.

El denunciante, Jaime Sellés, afirma que "lo que está claro es que aquí se ha cometido una infracción porque la misma persona que era dueña del terreno ha permitido que éste pueda tener una actividad no permitida".

Sellés fue concejal del PP pero quedó inhabilitado por un juez para ejercer un cargo público durante diez años, según Llinares. Desde entonces el PSPV le acusa de mover "por detrás" los hilos de la oposición e intentar judicializar la vida local. Coincidiendo con la misma época en la que presentó la denuncia por la hormigonera, y en vísperas de los comicios electorales de mayo de 2003, cuatro vecinos del municipio denunciaron al alcalde y al secretario de esta población de la Marina Baixa por no permitirles empadronarse para restar votos al PP. "Eran un grupo de entre 30 y 40 vecinos del pueblo de toda la vida y se las dejó fuera sin razón. En cambio el PSPV sí empadronó a otros 30 o 40 vecinos inflando el censo. En total son 80 votos que le dieron la victoria a los socialistas", señaló Selles.

Llinares afirma que el juez archivó el caso al no encontrar delito, tras lo cuál él y el secretario denunciaron por "injurias y calumnias" al ex edil del PP, que esta semana tuvo que testificar. Según el alcalde, los impulsores de la trama Arnaldo Sellés y Alfonso Díaz, solicitaron la inclusión, fuera de plazo, de una treintena de personas, que supuestamente viven en Orxeta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 02 de julio de 2006.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50