IMAGEN DIGITAL

El sensor y la óptica marcan la diferencia de las nuevas cámaras

La base del éxito en la industria fotográfica depende totalmente del desarrollo tecnológico, fundamentalmente del corazón de la cámara, del sensor más el objetivo. Uno y otro están obligados a convivir en perfecta armonía.

En el caso de las cámaras digitales compactas ambos elementos forman un todo común alrededor del cual se colocan todos los demás componentes. En el caso de las réflex, además, es el tamaño del sensor el factor decisivo. Las cámaras más profesionales son las que tienen un sensor más grande. Algunas del mismo tamaño que un paso universal, 24 por 36 milímetros.

La primera ventaja es que se pueden utilizar los objetivos analógicos manteniendo una proporción de tamaño idéntica a la que tenían cuando se usaba un carrete. Otra ventaja es que el tamaño del píxel también aumenta por lo que es capaz de captar mucha más información y de producir mejores resultados. El problema es que los costes de fabricación aumentan de forma geométrica, disparando precios que de momento, no puede asumir un aficionado.

Más información
Cámaras a la última

El último ejemplo lo ha presentado la canadiense Dalsa, fabricante de sensores, que acaba de presentar el primer CCD con más de 100 millones de píxeles, exactamente 111.513.600 píxeles, (10.560 por 10.560 píxeles)con un tamaño de 10,16 por 10, 16 centímetros, por encargo del ejército de Estados Unidos para la observación astronómica.

Igual que el ojo humano

En el mundo de la fotografía, Kodak presentó a finales de año un CCD de 39 megapíxeles adoptado por los respaldos de Phase One, Imacon ha hecho los propio con Hasselblad, siempre dentro del campo de la fotografía profesional, donde la calidad y la resolución son fundamentales, y donde las inversiones en material se cuentan por decenas de miles de euros.

Fujifilm sigue con el desarrollo de sus Super CCD logrando hacerlos cada vez más sensibles. Su última compacta, la Finepix F30, es la primera que logra alcanzar la sensibilidad de 3.200 ISO y esperan llegar a los 6.400 ISO, equivalente a la visión que tiene el ojo humano.

Sony, recién estrenada en el mundo de las réflex, vislumbra un sensor capaz de captar 60 imágenes por segundo con las repercusiones que esto tendría tanto en el mundo del vídeo como en el de la fotografía.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS