BIOLOGÍA | Mecanismos de la herencia

Ratones que no obedecen a Mendel

A lo mejor Gregor Mendel nunca habría desarrollado sus conocidas leyes de la herencia si hubiera tenido que trabajar con una desconcertante cepa de ratones desarrollada en la Universidad de Niza, en Francia. Estos ratones de laboratorio de color marrón tienen los pies blancos y las colas a manchas blancas debido a un defecto genético inducido en un gen que controla la pigmentación. Pero el gen defectuoso se comporta de una forma extraña en absoluto mendeliana, según un grupo de investigadores liderado por Minoo Rassoulzadegan.

Cuando se cruza un ratón con una versión normal y una versión modificada del gen de la pigmentación con otro ratón del mismo tipo, las leyes de Mendel predicen que habrá tres tipos de crías: uno con dos genes normales, uno con dos genes defectuosos y uno con genes de cada tipo. En este caso, el gen defectuoso predomina sobre la versión normal, de forma que los ratones con una copia defectuosa deberían tener pies y colas blancos al igual que sus padres, pero los ratones con dos genes normales deberían tener los pies marrones. (Tener dos genes defectuosos es mortal, y los ratones de este tipo murieron poco después de nacer).

Los investigadores franceses, que han publicado su resultado en Nature, se sorprendieron mucho al descubrir que casi todas las crías supervivientes tenían las extremidades blancas, incluidas aquellas con dos genes normales. Al cruzar estos ratones de patas blancas y genéticamente normales con otros ratones normales, descubrieron que el rasgo tardaba seis generaciones en desaparecer. Aunque no han establecido la causa de esta aparente excepción a las leyes de Mendel, creen que el gen defectuoso debe de producir alguna clase especial de ARN, el primo químico del ADN, que ayude a traducir su información genética a proteína.

Insinúan que el ARN del gen defectuoso interfiere con el ARN producido por el gen normal, lo cual puede ayudar a explicar por qué el gen defectuoso es dominante. Además, el ARN defectuoso puede acumularse en el esperma y seguir silenciando incluso los dos genes normales poseídos por la siguiente generación de ratones. Rassoulzadegan ha detectado ARN en el esperma de los ratones, y explica que cuando este ARN se inyecta en óvulos de ratones normales, las crías obtenidas de esos óvulos presentan también color blanco en las extremidades.

Thomas R. Cech, experto en ARN y presidente del Howard Hughes Medical Institute, considera que es difícil entender cómo consigue el ARN del gen defectuoso no quedar rápidamente diluido hasta ser totalmente ineficaz de una generación de ratones a la siguiente. Podría ser que el ARN defectuoso sea amplificado en cada generación por una enzima especial que efectúa copias de ARN. Cech considera el experimento francés fascinante, pero no plenamente explicable aún. "Todo este asunto me recuerda un poco al queso suizo: un montón de material sólido que mantiene todo unido pero también con un montón de agujeros", dice.

Ésta no es la única excepción a las leyes de Mendel. El año pasado, Robert Pruitt, genetista de la Universidad de Purdue, descubrió que de las plantas de mostaza con dos copias defectuosas de un gen se podían obtener plantas normales, como si de alguna manera el gen defectuoso hubiera sido reparado. Pero la reparación sólo sería posible si la planta poseyera una copia no dañada del gen a partir de la cual restaurar la secuencia completa de las unidades de ADN. Al no encontrar una versión de ADN de la información genética correcta, Pruitt insinúa que la planta podría ser portadora, en la forma del ARN, de una versión de seguridad oculta de su genoma. En el campo de la ciencia se descartan con frecuencia los resultados anómalos, porque los investigadores creen que el experimento debe de haber salido mal o que el esfuerzo de descubrir la causa no vale la pena. "En ciencia ocurre continuamente", dice Cech. "Llegas a una bifurcación en el camino y sabes que puedes perder mucho tiempo si la sigues, pero hay una pequeña probabilidad de descubrir algo totalmente nuevo que a otros se les haya pasado por alto".

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 27 de junio de 2006.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50