Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El proceso para el fin de la violencia etarra

Batasuna califica los ataques de 'kale borroka' de "reflejo de la situación actual"

Grupos violentos han vuelto a perpetrar ataques de kale borroka en Euskadi y Navarra tras la última operación policial contra las tramas de extorsión etarra, en la que 12 personas fueron detenidas el pasado martes en España y Francia. En los últimos tres días los radicales han efectuado siete acciones violentas, dos de ellas contra sedes socialistas. El dirigente de la ilegalizada Batasuna Pernando Barrena consideró ayer "una lástima" que ocurra este tipo de incidentes que, a su entender, "reflejan claramente la situación actual". Una situación, abundó en referencia al proceso de paz, que debería "estar en parámetros mucho más avanzados de los que está".

Barrena señaló en una entrevista en ETB que la violencia callejera -lo que llamó "acciones de respuesta"- debiera "desaparecer a la mayor brevedad posible", pero dentro del "contexto de la desaparición de la apuesta de sectores del Estado" por aplicar "más medidas de represión", en alusión a las últimas acciones policiales y judiciales.

Desde la operación del martes dirigida por los jueces Fernando Grande-Marlaska y Laurence Levert, han sido atacadas dos Casas del Pueblo socialistas (una el jueves en la localidad navarra de Burlada y otra en Bilbao, en la que el miércoles se realizaron pintadas pidiendo la libertad de los detenidos), dos sucursales bancarias, una oficina de Correos y un concesionario de Renault en Vitoria contra el que tres encapuchados lanzaron en la madrugada del jueves varios cócteles molotov. A ellos se suma la quema ayer tarde de varios contenedores por un grupo de encapuchados en Getxo (Vizcaya).

El Gobierno vasco condenó los incidentes y destacó que quienes practican la kale borroka "tenga la intensidad que tenga, se colocan en contra del proceso de paz".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 24 de junio de 2006