Los socialistas acusan al Consell de "deriva totalitaria" y el PP pide que dimita Narbona

Sarrià remarca la "cohesión" del PSPV con Alborch como "la mejor candidata" en Valencia

El Consell "debería estar dedicado a cumplir con sus obligaciones" en vez de "gastar el 90% del tiempo en hacer propaganda y en atacar y enfrentarse al Gobierno" y comunidades vecinas "como única política", criticó ayer el secretario de organización del PSPV-PSOE, Vicent Sarrià, quien acusó al PP de sufrir una "deriva totalitaria". Los socialistas respondieron así a la última declaración institucional del Consell contra el Ejecutivo y al acto celebrado ayer por el PP en defensa del derogado trasvase del Ebro. Los populares exigieron la dimisión de la ministra Cristina Narbona.

El secretario de organización socialista criticó "la permanente identificación que el PP hace entre los intereses de la Comunidad Valenciana y sus políticas, y sobre todo sus desaciertos", una actitud que a su juicio denota "una deriva totalitaria" en los dirigentes populares y el Consell de Francisco Camps. Sarrià pidió a los populares que dejen "de perjudicar" a los valencianos "con su política de confrontación".

El dirigente socialista realizó estas declaraciones tras la celebración del comité nacional del PSPV-PSOE, que aprobó las enmiendas a la ponencia de la conferencia política federal del próximo septiembre en Madrid y designó a los 45 representantes de la delegación valenciana. La reunión se ciñó a estos dos puntos y no abordó la controversia de esta semana en el partido en torno a la candidatura de Carmen Alborch a la alcaldía de Valencia. Preguntado al respecto, Sarrià resaltó que el acuerdo "es total y en los próximos días se materializará" desde el respeto a los estatutos del partido y sin adelantar la proclamación de Alborch, que está prevista para octubre.

El responsable de organización insistió en que hay una "absoluta cohesión" entre los socialistas que "garantiza que el partido presentará a la mejor candidata para las próximas elecciones con el total respaldo de la organización". Un proceso que cumplirá "escrupulosamente" los plazos y en el que los militantes y órganos del partido "tendrán la última palabra", significó Sarrià, que resaltó también el "total concurso" de Rafael Rubio y "la gran tarea" que este realiza al frente del grupo municipal y de los socialistas de Valencia.

El secretario de organización destacó que el PSPV-PSOE aspira a lograr en las próximas elecciones una mayoría "suficiente" para aplicar su proyecto de modernización.

Un proyecto que el Consell y el PP censuraron de nuevo ayer, con duros ataques al Gobierno por sus críticas a la política urbanística valenciana, que consideran "injustas". El vicesecretario regional, Ricardo Costa exigió una vez más la dimisión de la ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona, a la que acusó de "ineficacia" y de una "irresponsable persecución a los intereses generales" de los valencianos que causará un "grave perjuicio". El vicepresidente del Consell, Víctor Campos, aseguró que el Gobierno es "hostil" a la autonomía valenciana y su desarrollo económico. Junto a 60 alcaldes y portavoces populares, los dirigentes populares suscribieron un manifiesto que insiste en denunciar como "la gran traición del Gobierno de Zapatero" la derogación del trasvase del Ebro, de la que se cumplen dos años.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 17 de junio de 2006.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50