Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los sindicatos de la UPV plantean un nuevo "complemento específico"

El incentivo ascendería a 6.000 euros anuales para todos los docentes

Los sindicatos de la Universidad del País Vasco (UPV) proponen crear un nuevo "complemento específico" de 6.000 euros anuales extensible a todo el profesorado de la universidad públcia, proporcional a su dedicación, parcial o completa, y que tenga carácter retroactivo desde el 1 de enero de 2005. Éste es el principal punto del documento que negociarán las centrales negociarán hoy en la sede del Ejecutivo en Vitoria con Educación y el Rectorado. El departamento se mostró ayer "optimista" sobre la posibilidad de un acuerdo.

El documento, al que ha tenido acceso este diario, establece en su primer punto que la mejora retributiva se aplicaría a todo el personal docente e investigador, sin perjuicio del carácter de su vinculación contractual. Su materialización se produciría a través de un "complemento específico" que no dependería del examen de la Agencia Vasca de Evaluación de la Calidad.

Se fija un único tramo de 6.000 euros brutos anuales para los docentes con dedicación completa. Para quienes trabajan a tiempo parcial, se destinaría un montante proporcional. "Esta cantidad toma como referencia aproximada la diferencia de retribuciones entre el personal docente e investigador de la UPV y los niveles de referencia de la Administración de nuestra comunidad autónoma", argumenta el texto.

Las centrales reclaman además que el cobro de ese complemento tenga efecto retroactivo desde el 1 de enero de 2005.

Este instrumento supondría de hecho la subida generalizada que han reclamado los sindicatos desde que comenzaron sus movilizaciones y se asemejaría a los sistemas utilizados en otras comunidades autónomas.

Junto al complemento específico, las centrales abogan por el diseño de otros "complementos variables" en función de los méritos docentes e investigadores. Estas ayudas, homologables a los actuales complementos de productividad, serían compatibles con el anterior y podrían solicitarlas todo el personal docente. La suma de todas ellas no debería superar la cantidad fijada para el complemento específico. En este caso, sí sería preceptiva la evaluación de la Agencia. Su dictamen no sería permanente y tendría una validez de cinco años.

"Optimismo" de Educación

La propuesta sindical también ofrece una opción para la transición entre el nuevo sistema y el ahora vigente, del que se benefician 1.800 docentes. Para estos profesores, la cantidad correspondiente al complemento específico no sería acumulable con lo recibido hasta ahora. Así, si obtienen menos de 6.000 euros brutos anuales, percibirían la diferencia. Si cobran más, el dinero que logran por encima de ese montante se adaptaría al sistema de complementos variables.

En todo caso, ningún profesor que en la actualidad tenga complementos retributivos individuales "sufrirá una disminución de las cantidades que percibe en aplicación de ese acuerdo". No obstante, tras la primera aplicación de este nuevo sistema, todos los docentes, incluidos los que actualmente cobran complementos individuales, deberán someterse a las normas sobre la validez de la evaluación.

Tras analizar el texto de los sindicatos, Educación mantiene la sensación de optimismo que la viceconsejera de Universidades, Ibone Amezaga, expresó al término de la reunión que las tres partes celebraron el 25 de mayo. Fuentes de la consejería aseguraron ayer que es factible llegar a un acuerdo con las centrales y se mostraron dispuestos a acercar posturas. No obstante, reclaman idéntica actitud a las organizaciones sindicales. "Estamos dispuestos a ser flexibles, pero la flexibilidad corresponde a las dos partes de una negociación, no sólo a una", advierten.

La universidad no es el único foco de conflictividad al que se enfrenta el departamento. Los sindicatos STEE-EILAS, ELA, LAB y UGT han convocado para hoy concentraciones en todos los centros públicos de enseñanza no universitaria del País Vasco. Su objetivo es "denunciar" la postura de Educación en las negociaciones de un nuevo acuerdo de las condiciones laborales del personal docente, suspendidas tras la ruptura de la mesa sectorial a finales de mayo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 8 de junio de 2006