Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
MIRADOR

Algo más que un error

La justicia ha determinado que el accidente ferroviario ocurrido el 3 de junio de 2003 cerca de la estación de Chinchilla (Albacete), que causó 19 muertos, se debió a un error o negligencia del jefe de estación y le ha condenado a dos años de prisión y a cuatro de inhabilitación profesional. Según la sentencia, éste puso en verde el semáforo y dio la orden de marcha al Talgo que esperaba en la estación, olvidándose de que por esa misma línea circulaba en sentido contrario un tren de mercancías. El fallo no habría ocurrido, según los expertos, de haber estado instalado el sistema de control de trenes centralizado y no el manual que aún regula la salida de los trenes por la vía única que une esa estación con las de Murcia y Cartagena.

La justicia se ha tomado su tiempo para determinar las responsabilidades penales y civiles de lo sucedido. Y el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) el suyo, para proceder a instalar en este tramo de vía única el sistema de bloqueo automático (CAT) que, según desveló Renfe a raíz del accidente, estaba a punto de sustituir al manual instalado en 1942, pero que los hechos han desmentido después. Más grave que la lentitud de la justicia es la de Adif (antigua Renfe), pues es inconcebible, si no irresponsable, que el tramo de vía única donde se produjo la catástrofe siga tres años después sin los sistemas más avanzados de seguridad. Adif aduce que las obras de instalación del CAT se hallan en fase de finalización y que, posiblemente, se inauguren el próximo julio. Es de esperar que así sea, pues lleva al menos tres años de retraso de acuerdo con lo señalado por Renfe en junio de 2003.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 8 de junio de 2006