Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Comienza el derribo del antiguo mercado de Torrijos, que fue vendido por 45 millones

El nuevo edificio tendrá dos plantas de locales comerciales y 104 viviendas de precio libre

El mercado de Torrijos, construido en 1932, se convertirá en menos de dos años en un moderno edificio. Ayer comenzó la demolición de este inmueble de la calle del General Díaz Porlier (distrito de Salamanca) que el Ayuntamiento vendió el año pasado a la sociedad Inmobiliaria Espacio por 45,6 millones. La empresa construirá un nuevo centro comercial de dos plantas y levantará encima otras siete plantas con 104 viviendas. Habrá, además, un garaje subterráneo para carga y descarga del mercado y un aparcamiento de residentes. Los comerciantes apoyan la operación.

Las máquinas comenzaron ayer los trabajos de demolición del mercado de Torrijos. La empresa Inmobiliaria Espacio construirá, a lo largo de los próximos 23 meses, un nuevo centro comercial de barrio con dos plantas. El negocio para la empresa constructora está en las 104 viviendas de precio libre que levantará sobre el nuevo centro comercial, en pleno distrito de Salamanca. El beneficio para el Ayuntamiento tampoco es pequeño: ha obtenido 45,6 millones de euros, 14 millones más de lo que calculó hace dos años, cuando fijó el precio de venta del mercado.

El coordinador general de Economía del Ayuntamiento, Ignacio Niño, presenció ayer el inicio del derribo del mercado. "Forma parte del plan de modernización de mercados municipales", explicó. Niño señaló que con el dinero obtenido con la venta del viejo inmueble se construirán un polideportivo municipal y un aparcamiento para residentes en las antiguas cocheras de la Empresa Municipal de Transportes (EMT) en ese distrito. Y cifró la inversión en 11,1 millones de euros. "El resto", dijo, "se destinará a financiar acciones del plan de mercados".

El Ayuntamiento pretende modernizar los 48 mercados municipales de la capital. Según el responsable de Economía, el mercado de Torrijos estaba obsoleto. "Las instalaciones eléctricas estaban desfasadas", afirma.

Los comerciantes ven con buenos ojos el proyecto de reforma del mercado. Fernando del Campo, director de la asociación de comerciantes del mercado de Torrijos, aseguró: "Es un paso más que estábamos esperando desde hacía tiempo. El nuevo mercado tendrá un diseño de vanguardia, pero sin perder el sabor tradicional". El centro comercial de dos plantas tendrá una zona para bares y restaurantes. Según Del Campo, los 64 comerciantes que trabajaban en el antiguo mercado continuarán su actividad cuando abra el nuevo, que ocupará 7.300 metros cuadrados. Mientras duran las obras, muchos se han instalado en otros locales del barrio.

La empresa adjudicataria ha ofrecido dos millones de euros a los comerciantes para compensarles por los perjuicios que les ocasionen las obras. "Tocamos a 1.300 euros mensuales por cabeza", dice el representante de los empresarios del centro.

Además, los comerciantes podrán comprar a la empresa concesionaria los locales que antes tenían alquilados a través de una concesión. "Ahora se pone en sus manos una propiedad privada", señala Niño. El representante de los comerciantes dice que tendrán que pagar unos 4,29 millones de euros para adquirir los locales. Y otros 540.000 euros para comprar las 125 plazas de garaje que les corresponden. "La mayoría de los tenderos volverá a ocupar su lugar en el mercado", asegura Del Campo.

Ocho locales quedarán libres. La asociación de comerciantes ya ha anunciado que los alquilará para actividades que aún no existan en el mercado. "Entre los nuevos comercios habrá una tienda de chocolate, otra de setas y hongos, una oleoteca y una casquería".

Los vecinos se mostraron ayer escépticos sobre el plazo de finalización de las obras. "Los comerciantes abandonaron el mercado en enero y hasta ahora no han comenzado las obras. Eso ya supone un retraso de seis meses", apuntó Valentín Puertas. Ángel, con más de 57 años en la zona, dice que "se podría haber evitado las obras y arreglarlo por dentro". "No está bien que desaparezca un mercado de toda la vida. Ya no será lo mismo", se quejaba otra vecina del barrio, que compraba en una pequeña tienda de conservas junto al mercado.

El edil socialista José Contreras criticó ayer la "especulación" de la operación urbanística, y auguró que ésta "no dejará nada en el distrito de Salamanca".

Siete años para un proyecto

El Ayuntamiento de Madrid estaba ayer satisfecho del inicio de los trabajos de demolición. "Es el momento culminante de un largo proceso", indicó el coordinador general de Economía, Ignacio Niño.

La idea de privatizar el mercado de Torrijos nació en 1999, cuando era alcalde de Madrid José María Álvarez del Manzano.

Entonces se aprobó la desafección del mercado para poder venderlo. En 2001, el Ayuntamiento aprobó los pliegos de condiciones para adjudicar la venta de la parcela del mercado por un importe de 21 millones de euros.

Tres años más tarde, en septiembre de 2004, el equipo de gobierno del Ayuntamiento elevó el precio del suelo a 31,3 millones de euros. "Acercamos el valor a los precios del mercado", indica Niño.

En mayo de 2005 se adjudicó definitivamente el proyecto a la empresa Inmobiliaria Espacio por 45,6 millones de euros. El proyecto incluye el compromiso de construir un nuevo centro comercial.

El pasado enero, los comerciantes abandonaron el edificio. Y seis meses más tarde ha comenzado el derribo del mercado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 7 de junio de 2006

Más información