El futuro de Cataluña

Esquerra ataca al Estatuto porque no otorga la gestión del aeropuerto de Barcelona a la Generalitat

Los republicanos quisieron poner enfásis ayer en uno de los puntos del nuevo Estatuto de Autonomía que fue objeto de una dura negociación en la que el Gobierno del PSOE no quiso dar su brazo a torcer: el traspaso a la Generalitat de la gestión de los puertos y aeropuertos catalanes, y en particular el aeropuerto de Barcelona. El secretario de organización de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), Xavier Vendrell, fue ayer a la terminal del puente aéreo Madrid-Barcelona en el aeropuerto de El Prat para denunciar que el Estatuto "niega" a la Generalitat el control de las grandes infraestructuras de transportes y comunicaciones.

Acompañado por el diputado autonómico Pere Vigo, Vendrell atacó ante los periodistas la "gestión centralista" del organismo oficial AENA, que según dijo mantiene a la compañía Iberia en situación de privilegio respecto a otras compañías, en perjuicio, además, del servicio a la economía catalana. Esto es lo que sucede en la actualidad, afirmó Vendrell, cuando Iberia pretende dejar de operar numerosas líneas desde Barcelona al mismo tiempo que AENA se dedica a poner trabas a otras compañías, alguna de ellas asiática, que desean operar en Barcelona.

AENA e Iberia, aseguró el dirigente republicano, "se mueven por intereses políticos centralistas, no por criterios económicos, y no desean una Cataluña abierta al mundo, sino que la prefieren encerrada en sí misma y abierta sólo a Madrid".

Además de criticar como "un escándalo mayúsculo" que la "megaterminal T-4 del aeropuerto de Madrid, para el uso exclusivo de Iberia, haya costado el doble de lo presupuestado, Vendrell criticó que, entretanto, AENA no busque sustitutas de Iberia para los vuelos desde Barcelona y se niega a establecer vuelos directos desde Barcelona a Latinoamérica sin escala en Madrid.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0006, 06 de junio de 2006.