Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Albéniz no tiene garantizado su futuro pese al uso cultural del solar

Aguirre da a la sala la misma solución que al desaparecido teatro Martín

Esperanza Aguirre, presidenta de la Comunidad de Madrid, se comprometió en el pleno de la Asamblea a garantizar la continuidad del teatro Albéniz y para ello anunció que se mantendrá el uso cultural del edificio. Algo muy similar a lo que en su día se hizo con el teatro Martín, de la calle de Santa Brígida, y el Maravillas, de la calle de Manuela Malasaña. El Martín, pese a ello, ha desaparecido, no así el Maravillas, que ha reducido su aforo.

El Maravillas, un teatro de raigambre de 700 butacas, sí ha vuelto a existir, pero convertido en una sala de 400 localidades, que dirigen los hermanos Larrañaga -Pedro, Luis, Amparo- y Maribel Verdú. Pero del teatro Martín, que el Ayuntamiento obtuvo en junio de 1996 a cambio de permitir hacer pisos en el solar, nunca más se ha vuelto a saber.

Aunque en su interior hay una nave vacía en la que se supone que tenía que estar funcionando un teatro hace años. Pero el silencio y el olvido han caído sobre este espacio que a principios de los años noventa sus propietarios, la sociedad Pamonsa, abandonaron hasta el derrumbe. La intención era que cambiara su uso y convertirlo en viviendas, algo a lo que se oponía la Comunidad, pero que finalmente el Ayuntamiento permitió a cambio de que se construyera un teatro que gestionaría el municipio.

Las viviendas sí existen y se vendieron como pisos de lujo, pero no el teatro, que debería tener 416 butacas (menos de las que tenía el antiguo Martín) según se comprometió la propiedad.

El Martín, que nació como café en 1870, fue reformado como teatro en los años veinte del pasado siglo por Teodoro Anasagasti, un prestigioso arquitecto. La historia de estos teatros parece que se asemeja con el Albéniz, ya que se permitirá a los actuales propietarios -la empresa Monteverde- que dediquen el edificio a centro comercial o a aquellos usos previstos, siempre que en su interior siga albergando un teatro.

Mañana está prevista una concentración a las siete de la tarde frente al Albéniz de las gentes del teatro y otros sectores de la cultura, a la que ya han confirmado su asistencia Pedro Almodóvar, Charo López, Rosa Regàs, Federico Lupi y Luis Eduardo Aute, además de la plataforma Amigos del Albéniz y la Unión de Actores, entre otros. Los manifestantes tienen previsto pedir que el teatro sea adquirido, vía expropiación o nueva catalogación, por una o las tres administraciones públicas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 4 de junio de 2006

Fe de errores