El empate entre la izquierda y la derecha checas amenaza con provocar nuevas elecciones

Agencias

La oposición liberal-conservadora y euroescéptica representada por el partido de los Demócratas Cívicos (ODS) fue el partido más votado en las elecciones que concluyeron ayer en la República Checa. Sin embargo, los analistas coincidían anoche en que los resultados harán muy difícil la formación de Gobierno puesto que se ha registrado un empate entre el bloque de centro-derecha y el de centro-izquierda, que suman 100 escaños cada uno.

"Éste es probablemente el peor resultado que podíamos tener", opinó el analista Pavel Saradin, quien subrayó como una posibilidad a tener muy en cuenta la convocatoria de nuevas elecciones. El primer ministro, el socialdemócrata Jiri Paroubek, añadió más confusión a la noche electoral al amenazar con acudir a los tribunales para denunciar supuestos fraudes. "La democracia ha sufrido un asalto", dijo.

Los resultados oficiales definitivos otorgan a la ODS, que lidera Mirek Topolanek, el 35,38% de los sufragios y 81 diputados. Sus teóricos aliados democristianos de KDU-CSL obtuvieron el 7,22% y 13 diputados, mientras que los Verdes, con quienes contaban para formar gobierno, lograron el 6,29% y seis diputados.

En total, el bloque impulsado por ODS se queda en 100 diputados, exactamente los mismos que la suma de la izquierda. El socialdemócrata CSSD de Paroubek logró el 32,32% de los votos y 74 diputados, mientras que los comunistas del KSCM, 12,81% y 26 escaños.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0003, 03 de junio de 2006.

Lo más visto en...

Top 50