Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Más ayudas para alquilar

El Gobierno vasco fue pionero en poner en marcha un programa de ayudas (Bizigune) destinadas al alquiler de viviendas para menores de 35 años. Arrancó en 2004. Y lo más novedoso es la forma en la que el Ejecutivo vasco actúa de intermediario: el propietario firma el contrato, no con el inquilino, sino con el Gobierno. Para los propietarios es una garantía mayor y eso ha permitido que haya aflorado gran cantidad de viviendas vacías. El programa también cuenta con ayudas directas. La cuantía de la renta de mercado que cobra el propietario se la reparten entre los dos: el inquilino, que nunca paga más del 30% de sus ingresos brutos, y el Gobierno vasco, que cubre la diferencia. El alquiler medio se sitúa en 769 euros mensuales, de los cuales 578 euros (75%) los paga la administración vasca, el resto, 253 (33%), el inquilino. Además, ofrece al propietario un crédito sin interés de 18.000 euros para arreglar la vivienda. Han tramitado 3.000 viviendas, entre una población de 2,5 millones de habitantes.

El Ministerio de Vivienda, desde noviembre de 2004, y las comunidades también contemplan ayudas para jóvenes. Lo que no hacen es firmar el contrato con el propietario. Las ayudas del Ministerio no pueden superar los 240 euros mensuales y para arreglar la vivienda ofrece al dueño la mitad, 6.000 euros. Durante 2005 habían llegado a 5.968 hogares. Las comunidades donde mejor funcionaron las ayudas, ese año, fueron Valencia (1.575) y Canarias (1.219).

En Francia existen nada menos que unos cuatro millones de viviendas de alquiler de propiedad pública para personas con escasos recursos o que por razones laborales tienen que renunciar a su vivienda, informa Octavi Martí. Y sus precios están un 30% por debajo del mercado. Los jóvenes se benefician también de una ayuda que el Estado paga directamente al propietario. Desde 2002 los ayuntamientos de más de 3. 000 habitantes tienen que ofrecer como mínimo un 20% de vivienda social.

En Alemania, los criterios para recibir ayudas no dependen de la edad, informa

Sandra Ellegiers. La ayuda para el alquiler de personas solteras se sitúa entre 160 y 270 euros, una familia con dos hijos, entre 295 y 630 euros. Se puede también obtener un certificado que permite alquilar una vivienda social, normalmente reservada a quienes reciben ayuda social. De ello se benefician muchos estudiantes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 4 de junio de 2006