Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Todas las familias cobrarán entre 400 y 900 euros de ayuda oficial por su primer hijo

El Gobierno dedicará este año un total de 38,5 millones a las subvenciones a los padres

Todas las familias vascas que tengan su primer hijo a partir de este año recibirán una ayuda económica del Gobierno cifrada entre 400 y 900 euros, dependiendo de su nivel de renta. La ayuda se concederá en un único pago por el nacimiento o la adopción del primer hijo, con caracter retroactivo desde el pasado 1 de enero, y se suma a las que ya existían por el segundo y siguientes descendientes, que se amplían. El consejero de Justicia, Empleo y Seguridad Social, Joseba Azkarraga, destacó al presentar el programa que se trata de ayudas universales cuyo objetivo es no discriminar a nadie por el modelo de familia que elija. El gasto por todas las subvenciones ascenderá este año a 38,5 millones.

Además de las nuevas ayudas al primer hijo, el decreto amplía una serie de medidas puestas en marcha con el Primer Plan de Apoyo a la Familia, cuyo plazo de aplicación se extendió de 2002 a 2005. Esa iniciativa tendrá continuidad en el segundo plan que el Ejecutivo aprobará en breve para el periodo 2006-2010. El plan inicial, que buscaba mejorar la conciliación de la vida familiar y laboral y facilitar a cada familia la elección del número de hijos que desease, repartió unos 220 millones de euros. Para el segundo, esta cifra crecerá cerca de un 50%. Por tanto, en 2010 el Gobierno habrá destinado en ocho años a este concepto cerca de 530 millones de euros.

Sólo en el presente ejercicio el número de perceptores ascenderá a un total de 35.770, lo que supone 22.000 más que en 2005. El Ejecutivo estima que entre las ayudas al primer hijo (de pago único) y las destinadas al segundo, tercero y siguientes (abonables durante varios años) con sus correspondientes ampliaciones, el coste total ascenderá en 2006 a un total de 38,5 millones de euros.

Azkarraga, quien compareció junto al viceconsejero de Inserción Social y Familia, Manuel Vigo, y el director de Evaluación de Programas y Servicios, Mikel Marañón, expuso diversos datos para explicar las nuevas ayudas: "Alrededor de 60.000 hogares, el 8% de los totales, están integrados por parejas sin descendencia, el 75% más que hace 15 años". Tras recordar que ese hecho aboca a la sociedad a un preocupante envejecimiento con serias consecuencias socioeconómicas, precisó que 15.000 de esas familias han manifestado que no tienen los hijos deseados por problemas para conciliar la vida familiar y laboral.

Nivel de renta

Las nuevas ayudas

se podrán solicitar a partir del próximo 8 de junio, al día siguiente de la publicación del decreto (ver gráfico). Las ayudas tendrán carácter retroactivo desde el pasado 1 de enero y podrán cobrarlas todas las familias, aunque su cuantía vendrá determinada por el nivel de renta de cada una de ellas. La unidad de cálculo será el Salario Mínimo Interprofesional (SMI) anual, fijado en 540,9 euros mensuales por 14 pagas.

El primer hijo será primado con 900 euros siempre que los ingresos familiares sean inferiores a cuatro veces el SMI. La ayuda bajará a 500 euros si los ingresos son iguales o superiores a cuatro veces el salario mínimo, pero inferiores a seis veces. Finalmente, las familias recibirán 400 euros cuando su renta anual sea igual o superior a seis veces el SMI.

En caso de discapacidad física o mental del 33% de uno de los progenitores, acreditada mediante certificado oficial, cada cuantía se duplicará. La previsión del departamento es que las ayudas al primer hijo alcancen a cerca de 11.000 familias.

El consejero explicó que los efectos de estas inversiones sociales llegarán a medio plazo. De momento, el crecimiento demográfico se sostiene básicamente gracias a la inmigración.Mikel Marañón reconoció que "sería muy pretencioso atribuir" el crecimiento de los últimos años a los efectos del primer plan.

Las ayudas para el segundo descendiente podrían beneficiar este año a unas 13.000 familias, mientras que las concedidas por el tercer hijo y posteriores llegarán a unas 7.700.

Ampliación

La ampliación aplicada en estos últimos casos permitirá que el segundo hijo, por el que hasta ahora se recibía un único pago de 1.100 euros, sea subvencionado con otro pago de 400 cuando el niño cumpla dos años. Al tener carácter retroactivo, las parejas que tuvieron su segundo vástago en 2005 podrán recibir este año los nuevos 400 euros.

Respecto al tercero y sucesivos, el Ejecutivo otorgaba hasta ahora una ayuda de 1.100 euros hasta que el niño cumpliera los cinco años. A partir de ahora, se pagarán 400 euros por el sexto año y otros 400 más por el séptimo. Por tanto, los padres de los nacidos o adoptados en 2000 podrán solicitar la séptima anualidad de 400 euros y los de 2001, las dos últimas.

La Federación de Familias Numerosas de Euskadi, Hirukide, se mostró muy critica con las nuevas medidas. "Sólo un 6% del colectivo de familias numerosas, compuesto por más de 20.000 en toda Euskadi, se está beneficiando de este tipo de ayudas", criticó en un comunicado. La entidad agregó que "hay muchas familias con hijos en edad escolar que no perciben ninguna ayuda, como en el caso de las ayudas por excedencia o de reducción de jornada".

El Partido Popular difundió otra nota en que califica las ayudas aprobadas de "insuficientes, rácanas y pobres".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 2 de junio de 2006