El alcalde pide a la Sevilla "vetusta" que no frene un avance como el de la Expo

Monteseirín entrega el título de hijo adoptivo de la ciudad a Blas Infante

El alcalde de Sevilla, Alfredo Sánchez Monteseirín (PSOE), entregó ayer el título de Hijo Adoptivo de la ciudad a Blas Infante, padre de la patria andaluza, y pidió que "la Sevilla vetusta y decimonónica" no impida el actual proceso de modernización de la ciudad, que comparó con la Expo 92. En su discurso de entrega de las medallas de Sevilla, con motivo de la festividad de San Fernando, patrono de la ciudad, Monteseirín aseguró que la capital sevillana está metida en un proceso de "avance y progreso similar al previo a la Expo 92", que supuso "el mayor avance del siglo XX".

Según Monteseirín: "Aquel proceso estuvo plagado de nubes de críticas, que generaron un ambiente en el que todo era más difícil", dijo el alcalde, que tuvo un recuerdo hacia el presidente de la Expo 92, Jacinto Pellón, recientemente fallecido. "No tropecemos en las mismas piedras" y "enfrentemos nuestro desarrollo no como adolescentes cargados de dudas y complejos ni como una capital vetusta y decimonónica cuya mayor afición es combatir cualquier novedad", agregó el alcalde de Sevilla.

La entrega de las medallas tuvo lugar en el teatro Lope de Vega, en cuyo escenario ocuparon un lugar destacado los portavoces de los cuatro grupos municipales y el consejero de Economía de la Junta, José Antonio Griñán, que entregó parte de los galardones. Entre los asistentes se encontraban además el cardenal Carlos Amigo, el ex consejero José Antonio Viera, la duquesa de Alba y el jefe superior de Policía, Enrique Alvarez Riestra. En su discurso, el consejero de Economía y Hacienda, José Antonio Griñán, se refirió también a la Expo 92, que supuso para Sevilla "una plataforma para favorecer un desarrollo que de otras formas hubiera tardado décadas en hacerse" y por ello opinó que la ciudad "tiene motivos fundados para mirar el futuro con optimismo".

Según el consejero, la capital andaluza "entra en el siglo XXI con fuerza, con una economía dinámica y un crecimiento por encima de la media española que se asienta con el sector turístico y las nuevas tecnologías".

El título de Hijo Adoptivo de Sevilla fue entregado a Blas Infante y recogido por su hija María Luisa, mientras que las medallas de la ciudad se entregaron a la factoría de Fasa Renault, a Cáritas Diocesana, al Colegio Portaceli en el centenario de su fundación y a los colegios de Veterinarios y de Arquitectos.

Además fueron reconocidas personas que han destacado por su esfuerzo personal como el modisto Pepín Castillo, el peluquero Antonio Lebrón, que ha creado una red de peluquerías desde su modesto negocio en un barrio periférico, y la campeona de halterofilia Rebeca Sires. También fueron distinguidos Francisco Fernández Sáinz, presidente de la empresa aeronáutica EADS-CASA, el físico Juan Pérez Mercader.

El portavoz municipal del PP, Jaime Raynaud, criticó tras el acto la "imposibilidad del alcalde de desligar los actos institucionales y partidistas" y en especial el vídeo proyectado durante el acto, que en su opinión reflejó un "sueño esperpéntico de Sevilla cuando habla del metro y no de sus dos años de retraso". Raynaud aseguró a que el alcalde no puede llamar ahora al consenso cuando su proyecto de Pacto Cívico, lanzado hace un año, ha fracasado debido a su propia mala gestión.

Agustín Villar, portavoz del PA, también criticó que el día de la ciudad se convierta por parte del alcalde "en un acto partidista".

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0030, 30 de mayo de 2006.

Lo más visto en...

Top 50