Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE de Córdoba se compromete a "bajar el tono en las críticas" a la gestión de IU

Los dirigentes regionales de ambos partidos se reunieron esta semana para limar asperezas

PSOE e IU mantuvieron a finales de la semana pasada una reunión en Sevilla en la que estuvieron representados dirigentes regionales y provinciales de las dos formaciones. Del encuentro salió el compromiso de los socialistas cordobeses de "bajar el tono en las críticas" a la gestión de IU, la formación con la que el PSOE mantiene acuerdos en Andalucía y en el Gobierno central. El desencadenante de las fricciones entre los dos partidos en la capital ha sido el "trato de favor", según los socialistas, que mantiene IU hacia la constructora Arenal 2000.

En enero de este año se aprobó en la Gerencia de Urbanismo de Córdoba un plan especial que daba cobertura legal a unas naves de 40.000 metros cuadrados que la empresa Arenal 2000 levantó sin licencia a las afueras de la ciudad. Ese fue el inicio del divorcio entre IU, que gobierna la ciudad, y el PSOE, que se opuso a dicho plan. El tono de las críticas de los socialistas al equipo de gobierno por la gestión del Urbanismo se ha ido elevando con el paso de los meses. La respuesta de IU, también.

El miércoles pasado las direcciones regionales de ambos partidos se reunieron en Sevilla para tratar de recomponer las relaciones. De un lado, Diego Valderas, coordinador regional de IU, José Luis Centella, responsable de política institucional de la coalición en Andalucía, y Enrique Centella, máximo dirigente de esta formación en Córdoba. Del otro, Luis Pizarro, secretario de Organización de los socialistas andaluces, Rafael Velasco, secretario de Política Institucional en Andalucía, y José Antonio Ruiz Almenara, responsable del PSOE en Córdoba. Según fuentes socialistas, en la reunión se acordó "rebajar el tono en las críticas pero sin llegar al silencio" y mantener el pacto de gobernabilidad, que en la práctica se reduce a la aprobación de los presupuestos municipales y de las ordenanzas.

Hasta llegar a este compromiso, que no se sabe cuánto puede durar con la perspectiva de unas municipales en 2007, se ha recorrido un largo camino en el que han intervenido las direcciones regionales y federales de las dos formaciones.

Se llegó a crear una comisión de investigación en el Ayuntamiento sobre Urbanismo. Pero, tras varias semanas de comparecencias de técnicos, poco se modificaron las posiciones iniciales de cada formación. Se dio carpetazo a la investigación. Fuentes del PSOE de Córdoba aseguran que "la comisión se cerró por la presión ejercida por la dirección regional y federal" de su propio partido.

Según los socialistas, Rosa Aguilar (IU), alcaldesa de Córdoba, ha desplegado todas sus bazas para "frenar las críticas". Lo cierto es que el mismo Gaspar Llamazares, máximo responsable nacional de la coalición, ha dado dos toques de atención públicos sobre la oposición que consideraba injusta del PSOE hacia Aguilar. Incluso, Llamazares, tras una reunión con José Luis Rodríguez Zapatero, aseguró que le había trasladado el malestar de IU por la actitud de los socialistas cordobeses. Fuentes del PSOE en Córdoba aseguran que han recibido llamadas de atención de dirigentes federales y provinciales de su partido. "IU ha llegado incluso a poner en cuestión su apoyo a la reforma del Estatuto andaluz y a los Presupuestos Generales del Estado", afirman estas fuentes.

Parece que, tras la reunión del miércoles, existe el compromiso por parte del PSOE de reducir el tono de las críticas. Esta formación se encuentra en una curiosa situación en Córdoba. Al revés que en, por ejemplo, la Administraciones regional o central, los socialistas son en Córdoba el apoyo para IU en su gestión al frente del Ayuntamiento. IU gobierna, el PP es la segunda fuerza más votada y pugna por hacerse con la Alcaldía y el PSOE facilita la gobernabilidad no impidiendo que se aprueben los presupuestos de la ciudad.

"Yo me encuentro en un terreno donde es muy complicado hacer política", reconoce un dirigente del PSOE en Córdoba. "Córdoba es en muchos sentidos el balón de oxígeno de IU y hay muchos ojos mirando la ciudad. Me siento socialista cordobés, pero también soy consciente de que formo parte de un proyecto regional y nacional de mi partido", afirma.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 22 de mayo de 2006