Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fagor se aprieta el cinturón para digerir la compra de Brandt

Fagor Electrodomésticos está diseñando una estrategia tras la compra de la francesa Brandt para poder mantener su competitividad y rentabilidad, que incluye la puesta en marcha de una serie de medidas de solidaridad, tanto laborales como financieras. Los responsables de MCC estiman un ahorro de 26 millones de euros para sufragar el plan de reestructuración.

Entre esas medidas que, según Catania, en su mayoría están siendo respaldadas por los socios cooperativistas en las asambleas que se están desarrollando, se encuentran la no subida de anticipos o el aumento de horas de trabajo sin cobrar. Catania defendió la compra de Brandt, pero dijo que está teniendo "complicaciones" la puesta en marcha del nuevo proyecto de Fagor Electrodomésticos después de la adquisición. Aseguró que resulta algo habitual cuando se da una operación de estas características.

La compañía ha realizado un plan de reconversión y reestructuración, con posibles traslados de personal a otras cooperativas. Txema Gisasola, responsable de Fagor Electrodomésticos, aseguró que no se va a plantear el cierre de ningún centro productivo en el mundo, que en Mondragón no va a haber más recortes de empleos y, que de haberlos, serán en el exterior y "no muy importantes".

Gisasola agregó que se está en un proceso de análisis y de redefinición de todo el grupo y de cuestiones como la eliminación de algunas de las marcas o la apuesta por la especialización para evitar duplicidades.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 19 de mayo de 2006