Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hacienda pide 3.000 millones de euros en préstamos a corto plazo hasta marzo

La tesorería de la Generalitat revela el recurso a fondos al margen del presupuesto

El primer resumen de la situación de la tesorería de la Generalitat Valenciana a lo largo de 2006, correspondiente al 31 de marzo y publicado ayer en el DOGV, revela que la Consejería de Hacienda ha recurrido a préstamos a corto plazo por un valor superior a los 3.170 millones de euros en los tres primeros meses del ejercicio para hacer frente a unos pagos que ascienden en conjunto a 4.412 millones. Los ingresos estrictamente presupuestarios a lo largo del primer trimestre de 2006 apenas suman 1.339 millones de euros, un tercio de los ingresos totales.

La ley de Hacienda Pública de la Generalitat Valenciana establece que el departamento que gestiona Gerardo Camps debe publicar el estado de las arcas de la Administración autonómica con carácter mensual. El DOGV difundió ayer la primera estimación de la situación de tesorería de la Generalitat a 31 de marzo. La resolución correspondiente fue firmada por el consejero de Hacienda el pasado 10 de mayo.

Los cuadros genéricos que recogen los pagos y los cobros ejecutados por la Generalitat en el primer trimestre del ejercicio revelan, en primer lugar, que las arcas autonómicas arrancaron el ejercicio con una caja negativa de 1.114 millones de euros. La cifra contrasta con el déficit presupuestario de apenas 91 millones de euros que aprobó el pleno del Consell en febrero pasado y correspondiente al cierre contable de 2005.

El agujero de caja se cubrió con el recurso a más de 1.200 millones de euros procedentes de fondos extrapresupuestarios a principios de año.

Según los cuadros que reflejan el estado de ingresos de las arcas públicas, la Generalitat ingresó apenas 65 millones de euros en operaciones vinculadas a la gestión del presupuesto corriente en los dos primeros meses del año. En marzo, sin embargo, los ingresos de la Generalitat vinculados al presupuesto superaron los 1.270 millones de euros. La mitad de esa cantidad se imputa a los impuestos indirectos que gestiona la Generalitat, esencialmente las transmisiones patrimoniales.

Pero si los ingresos presupuestarios fueron de 1.339 millones hasta marzo, los fondos extrapresupuestarios que movió Hacienda sumaban en conjunto 3.170 millones de euros.

El capítulo de pagos ofrece la otra cara de la moneda. Los datos relativos a ejercicios cerrados, anteriores a 2006, provocan más disgustos que alegrías. Los pagos atribuidos a ejercicios cerrados ascienden a 642 millones de euros. Los ingresos, sin embargo, apenas superan los 209 millones de euros.

La nómina de la Generalitat consume 908 millones de euros hasta marzo, a pesar de los retrasos en el pago de ciertos complementos a los funcionarios autonómicos. Resulta llamativo el pago de 342 millones de euros en gastos corrientes en los tres primeros meses de 2006.

En conjunto, los pagos vinculados a la gestión presupuestaria ascienden a 2.645 millones de euros. Apenas el 10% de esa cantidad, un total de 274 millones de euros se destina a inversiones reales o transferencias de capital, los fondos que se trasladan a otras entidades o empresas para gestiones inversiones públicas.

Los pagos ajenos al presupuesto ascienden a la friolera de 1.767 millones de euros, abonados, en un altísimo porcentaje, a lo largo del mes de marzo.

Miguel Mazón, vocal de Economía en la ejecutiva del PSPV, denuncia que "en ningún país democrático es aceptable que los fondos extrapresupuestarios superen el volumen de los fondos presupuestarios". Y asegura que los movimientos de dinero al margen del presupuesto pretende "esquivar los acuerdos de estabilidad presupuestaria pactados con el Gobierno central" y "sortear el control de los responsables de Hacienda en Madrid".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 19 de mayo de 2006