Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La voz del Parlamento llegará dividida al Congreso para defender el nuevo Estatuto

El PSOE prestó votos a IU para asegurar la presencia de Caballero, con Gracia y Sanz

El Parlamento andaluz eligió ayer en votación secreta en urna a los tres diputados que deberán "defender" la proposición de ley de reforma del Estatuto en el pleno del Congreso del próximo martes. Dos de ellos -el socialista Manuel Gracia y Concha Caballero (IU)- respaldarán el texto; el tercero, Antonio Sanz (PP) lo hará en contra. Tamaña extravagancia política tiene percha jurídica y a ella se ha agarrado el PP andaluz para llevar la voz a las Cortes de que se trata de un Estatuto sin consenso. PSOE e IU dejaron claro que harán una defensa en positivo.

El pleno aprobó primero en votación electrónica el número de diputados que acudirán al Congreso (tres) y luego los 105 diputados presentes depositaron en voto secreto en urna la papeleta con un solo nombre. El recuento no deparó sorpresas: Manuel Gracia recibió 45, Antonio Sanz, 35; Concha Caballero 22; y la andalucista Pilar González cinco.

El PSOE, con 61 escaños, prestó votos a IU. Un total de 16 diputados socialistas -los miembros de la dirección del grupo socialista, salvo Gracia- pusieron el nombre de la portavoz de la federación en su papeleta, con el fin de conjurar un posible trasvase de votos de los populares al PA.

La situación que se va a vivir en el Congreso el día 23 es bastante singular, ya que la delegación andaluza va dividida. El Reglamento del Parlamento andaluz habla de "defensa" de la proposición de ley -palabra que utilizó ayer en todas las ocasiones la presidenta Mar Moreno al ordenar el debate-, por parte de hasta un máximo de tres diputados. No obstante, una resolución de la presidencia del Congreso de 1993 sobre la regulación de las reformas estatutarias habla de "presentación", aunque también con la misma limitación de representantes.

El por qué el Parlamento andaluz no ha impuesto su Reglamento, que tiene rango de ley, se debe al temor de la izquierda a un posible recurso, es decir, a que se paralice el proceso de reforma.

Los partidarios del dejaron claro que van a hacer una defensa del Estatuto sin entrar en la confrontación con el Partido Popular. Gracia citó al profesor Manuel Clavero para pedir al PP que por "sentido común" no se posicione en contra de la toma en consideración de la reforma. Concha Caballero aseguró que frente al interés del PP y PA de que el "Estatuto vaya acompañado de la palabra ruido", su grupo incidirá en que es un proyecto de "esperanza, de soluciones, de más competencias, autogobierno y derechos sociales".

El partidos del no al Estatuto unieron sus críticas a IU, una formación de la que, opinaron tanto Sanz como González, sufre una pérdida de identidad. "Da lo mismo votar al PSOE que a IU, porque luego los votos se prestan, se compran y se trafican", dijo González, quien luego matizó estos verbos con otros dos: "Se coleguean", "se regalan" con el fin de "silenciar" y "echar" a los andalucistas del debate.

Sanz también avanzó algunos rasgos de su intervención en el Congreso: "Vamos a defender la posición plural y la voz real del Parlamento. Se trata de un Estatuto sin consenso y hecho a espaldas de los intereses de Andalucía".

Visita de Camps

Por la mañana, el presidente de la Generalitat valenciana, el popular Francisco Camps, mantuvo una reunión con el grupo parlamentario del PP, en la que destacó que el Estatuto de su comunidad fue aprobada con el apoyo de los dos grandes partidos y consideró "grave" que esto no haya ocurrido en Andalucía, informa Luis Barbero. Camps, en línea con lo mantenido por todos los dirigentes del PP, censuró la inclusión de la expresión realidad nacional en la reforma de Andalucía. En su opinión, esta expresión hace de España "un país imposible". Por su parte, el presidente del PP andaluz, Javier Arenas, subrayó que la reforma del Estatuto valenciano es "plenamente leal con la Constitución" y destacó el trabajo de Camps para lograr un Estatuto de consenso.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 18 de mayo de 2006