Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Estafa en la inversión filatélica

Las memorias de Afinsa y Fórum de 2004, en el limbo

Cuando sólo habían transcurrido unas horas desde que saltara el escándalo de la intervención judicial de Afinsa y Fórum Filatélico, Joaquín López, presidente de la Asociación de Empresarios de Coleccionismo e Inversión, que acoge a las dos empresas citadas, ofreció una tumultuosa rueda de prensa. En una pequeña sala, ante multitud de micrófonos y cámaras de televisión que no tenían sitio, afirmó que las empresas habían "cumplido sus obligaciones legales con las autoridades en lo correspondiente a las auditorías".

López aseguró que el informe de los auditores era público y conocido. Sin embargo, no quiso dar más detalles sobre quiénes eran las autoridades competentes, sólo indicó que "las de Consumo". A continuación recordó que la asociación "ha reclamado en varias ocasiones a la Administración que incremente las medidas de control de este sector porque la disposición adicional cuarta es inconcreta".

En este ambiente confuso y quizá alegal, fuentes de Fórum aseguran que ha enviado la memoria y auditoría del ejercicio 2004 a la Consejería de Sanidad y Consumo de la Comunidad Autónoma de Madrid "porque entiende que es la autoridad a la que hace referencia la ley, porque es competente en materia de consumo".

La disposición adicional cuarta entró en vigor en febrero de 2004 por lo que, a mediados de 2005, después de la junta de accionistas, Fórum afirma que trasladó la memoria de ese ejercicio a la consejería dirigida por Manuel Lamela.

Sin constancia

Sin embargo, fuentes oficiales de la consejería aseguran que ellos no tienen constancia de haber recibido esa memoria y auditoría. Insisten en que "no nos compete supervisar el ejercicio 2004 porque la ley entra en vigor en febrero. Por lo tanto, el primer ejercicio completo que deberíamos controlar sería el de 2005, cuya memoria todavía no hemos recibido porque no se ha celebrado la junta de accionistas".

Como ya es habitual en este caso, por una razón o por otra, el control de las empresas que invierten en sellos se ha quedado en un mundo de confusión del que ahora nadie se hace responsable.

La auditoría de Fórum, al igual que la de Afinsa, del ejercicio 2004 ya reflejaba la complicada situación financiera de la empresa. Se decía, por ejemplo, que "no se puede determinar si las cuentas deberían recoger una provisión que cubra cantidades entregadas". También se alertaba que la empresa necesitaba "obtener a corto plazo financiación propia o ajena para obtener beneficios" y que un número importante de filiales tienen "pérdidas significativas".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 16 de mayo de 2006