Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Estafa en la inversión filatélica

El juez Grande-Marlaska decreta la prisión para cuatro directivos de Fórum Filatélico

Ninguno de los gestores tenía inversiones en la entidad superiores a 30.000 euros

El juez de la Audiencia Nacional Fernando Grande-Marlaska decretó ayer la prisión incondicional del presidente de Fórum Filatélico, Francisco Briones Nieto, y otros tres consejeros de la entidad por presuntos delitos de estafa agravada, blanqueo de capitales, administración desleal e insolvencia punible. Ninguno de los gestores tenía inversiones en Fórum superiores a 30.000 euros, pero tenían otros negocios en sectores como el inmobiliario. Estos cuatro directivos de Fórum se suman a los cinco gestores de Afinsa que el juez Santiago Pedraz encarceló el viernes pasado, también por estafa masiva.

El juez decretó la prisión del presidente de Fórum Filatélico, Francisco Briones, y de los consejeros Miguel Ángel Hijón, Agustín Fernández Rodríguez y Francisco José López Gilarte, y pasada la una de la madrugada del sábado, los cuatro salieron de la Audiencia Nacional con destino a prisión, en tanto que un quinto detenido, Juan Maciá Mercadé, salió en libertad aunque sometido a control judicial.

El juez Grande-Marlaska adoptó su decisión tras confirmar los indicios de un presunto delito de estafa de carácter piramidal en la que, bajo la apariencia de gestión de un fondo filatélico, se constituyó un "negocio defraudatorio de captación de ahorro masivo, mediante contratos en serie de inversión en filatelia". Pero los sellos que se adquirían estaban presuntamente sobrevalorados hasta en un 800%, representan únicamente un 13% del importe de los préstamos recibidos por los clientes y el desfase patrimonial ascendería a más de 2.400 millones de euros.

El juez también destaca que los imputados son clientes de Fórum Filatélico, pero ninguno tiene productos superiores a 30.000 euros, independientemente de otras inversiones más importantes como personas físicas o sociedades patrimoniales, "con las que incluso facturan parte de su remuneración a Fórum Filatélico, principalmente las comisiones".

Para el magistrado, la privación de libertad está justificada en el riesgo de fuga, dado el patrimonio que tienen los implicados, el que se les presupone y "la razonable creencia de otro patrimonio en manos de terceros testaferros". El juez aprecia también riesgo de destrucción de pruebas, ya que los gestores de Fórum participaban en la gestión comercial directa del producto y conocen sus características.

Grande-Marlaska señala en su resolución que los informes de la Agencia Tributaria se corresponden sustancialmente con las declaraciones de los imputados, aunque éstos han tratado de darles "una interpretación ajena a la lógica razonabilidad". El juez señala que el precio que Fórum Filatélico pactaba con los clientes sobre los sellos era el más caro del mercado, lo que parece corroborar la conclusión de la Agencia Tributaria de que los sellos estaban sobrevalorados en más del 800%.

Préstamo, no compraventa

Los imputados también reconocieron que en el momento de liquidar los contratos, los clientes se veían abocados a revender los sellos a Fórum, toda vez que externamente nunca alcanzarían el precio que aquélla había fijado en los contratos. "Es decir, nos encontraríamos en todo caso ante un circuito cerrado donde la compraventa de los sellos siempre, en ambas direcciones, estaría entre Fórum Filatélico y los clientes", agrega el juez.

Todas estas circunstancias excluyen, según el instructor, la calificación jurídica de "compraventa" que pretenden los imputados, siendo en realidad un contrato de préstamo donde el interés del cliente no es el sello ni su valor real, sino la rentabilidad asegurada, y que puede mantenerse únicamente por un negocio piramidal como el denunciado.

En los últimos años, aun cuando el crecimiento del negocio en 2001 fue de más del 21%, se establecieron bases para que no representara más del 5% anual, "lo cual se corresponde con la necesidad de liquidez concreta para respaldar las obligaciones a corto plazo".

También abona la conclusión de que se trata de un contrato de préstamo el que en 2001 se liquidaron más de 61.000 contratos y ninguno de los clientes optó por quedarse con los sellos adquiridos, y todos los revendieron a Fórum.

Las investigaciones apuntan también a que la sociedad holandesa Wec Netherland BV facturaba a Fórum importes superiores a los sellos que efectivamente le remitía y que el descuadre entre compras externas y ventas declaradas alcanzó el 45% en 2001.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 14 de mayo de 2006