Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Estafa en la inversión filatélica

"Es imposible asegurar que un sello se revalorizará siempre"

La patronal filatélica afirma que Fórum sobrevaloró las estampillas

Francisco, cliente de Fórum Filatélico, pagó más de 1.500 euros por 11 sellos de la serie Europa 62 que según el catálogo oficial de la Asociación Nacional de Empresarios de Filatelia y Numismática de España (Anfil), valen menos de 200 euros. Pablo López, secretario de la asociación y propietario de una filatelia desde 1967, tenía ayer siete de esos 11 sellos en su tienda. Estaban en una ficha de cartón. Juntos valían poco más de 16 euros.

"Se veía venir. Es incomprensible que los sellos estén dando tanto dinero durante tanto tiempo y a tanta gente". Pablo López Baza, de 70 años, propietario de una filatelia en la Plaza Mayor de Madrid, tiene en su tienda siete de los 11 sellos que Francisco, un cliente de Fórum Filatélico, compró a principios de este año a través de la entidad. Corresponden a la serie Europa 62, cuyo valor total (39 sellos) es de 210, 40 euros. Francisco pagó, sólo por 11 de ellos, 1.502 euros.

Las estanterías de la filatelia López Baza están repletas de álbumes lujosamente editados, acolchados y con tapas de piel que guardan valiosas estampitas en su interior. Los sellos que buscamos, los de Francisco, no están en esos álbumes. Están en una ficha de cartón. "El valor de un sello se lo da la escasez. Si se tiraron muchos en su día, son más baratos. Los de Europa no son especialmente raros. Cada año hay alguno que es más caro, pero nunca más de 200 euros. El más valioso de la serie Europa 62 es Chipre - Francisco pagó 709.74 euros por él- y cuesta 120 euros", explica Pablo.

El precio de Chipre 62 es un poco más alto en el prestigioso catálogo Anfil que edita la Asociación Nacional de Empresarios de Filatelia y Numismática de España, con más de 200 miembros, pero en cualquier caso, es mucho más bajo que el que fijó Fórum Filatélico. Según el catálogo, Chipre 62 vale 175 euros.

"En las filatelias el precio suele bajar un poco, porque tienen mucha competencia y a veces les compensa venderlo un poco más barato", explica Pedro Ayala, directivo de Anfil. "Lo que sí que es imposible es asegurar que un sello se va a revalorizar siempre, porque esto va por ciclos y nadie te puede garantizar que dentro de un tiempo vaya a valer más, igual, o menos".

"Yo rara vez le he vuelto a comprar un sello vendido a un cliente. No vale la pena. Sólo en algún caso especial" comenta Pablo mientras vuelve a depositar en su sitio un catálogo con sellos que sí alcanzan las cantidades manejadas por Fórum Filatélico: sellos de españoles del Reinado de Isabel II, por ejemplo, que rondan los 4.000 euros.

A Pablo le picó el gusanillo de la filatelia en párvulos. Un cura les ofrecía caramelos a cambio de lavar sellos; "Yo me quedaba los que me gustaban", dice, "y así empecé". Ahora está convencido de que los sellos "hablan", pero sólo para algunos: "No es lo mismo el coleccionista que el inversionista. Al coleccionista, el sello le habla de historia, de cultura... El inversionista no sabe lo que tiene y le da lo mismo que sean jamones que sellos. Sólo quiere obtener un interés", explica.

"El coleccionista puede pensar que a largo plazo recuperará su inversión, pero él, lo que está haciendo es una colección y por eso coloca el sello de que vale unos céntimos al lado del que vale 3.000", comenta Ayala. La mayoría de los clientes de Fórum Filatélico nunca vieron sus sellos, ni los tuvieron en sus manos. Lamentablemente, tampoco los tasaron.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 12 de mayo de 2006