Los expertos consideran insostenible la sobreexplotación turística del Mediterráneo

Naciones Unidas aboga por un sistema económico "más acorde" con los recursos naturales

200 millones de turistas se desplazan cada año de vacaciones al litoral Mediterráneo. Y se calcula que en el año 2050 serán 312 millones de personas que contaminan, necesitan agua y energía, y ejercen una gran presión sobre los ecosistemas marinos. La Universidad de Alicante alberga una jornada técnica sobre las zonas de especial protección para el Mediterráneo de Naciones Unidas. Los expertos abogan por diseñar un sistema económico "más acorde con los recursos existentes" ya que es "insoportable" esta cantidad de turistas para la conservación de la biodiversidad.

La cuenca litoral mediterránea es el área que más carga turística soporta del planeta, con unos 200 millones de visitantes al año, situación que hace "insostenible" la conservación de su biodiversidad, según el Programa para la Protección del Medio Ambiente de Naciones Unidas (PNUMA). La directora de este programa, la albanesa Tatiana Hema, ofreció estos datos en una jornada técnica sobre las zonas de especial protección de importancia para el Mediterráneo (ZEPIM) de Naciones Unidas, que se reúne en la Universidad de Alicante organizado por el Centro Iberoamericano de Biodiversidad (CIBIO). Por ello, desde el área medioambiental de Naciones Unidas se aboga por revisar la planificación económica de los países ribereños a favor de un nuevo sistema económico "más acorde con los recursos existentes".

El director del CIBIO y presidente del comité español de la Unión Mundial de la Naturaleza (UICN), Eduardo Galante, declaró a Efe que la superficie conservada con valor medioambiental se fragmente y acabe desapareciendo, al mismo tiempo que avanza la construcción. "El problema es que ocupamos un territorio donde hay ecosistemas únicos y exclusivos que acabarán por desaparecer", vaticinó Galante. Paralelamente a la creciente ocupación del suelo, la carga turística supone una mayor demanda de recursos hídricos, energía y generación de basuras, lo que "es difícilmente soportable" y se convierte en "un problema que se debe resolver". El responsable en España de la UICN lamentó que se consuman "más recursos de los que genera la naturaleza" ya que se piensa en el medio ambiente desde un punto de vista "utilitarista y económico". Galante dijo que, una vez que "se agote el producto aquí", las empresas turísticas tratarán de "exportar este modelo económico a otros países", como el Magreb, a pesar de que no es sostenible. En la jornada, se trató la situación de las zonas de especial protección de importancia para el Mediterráneo, de las que al día de hoy hay diecisiete espacios, nueve de ellos en España, (en el litoral valenciano sólo se incluyen las Islas Columbretes) tres en Túnez, dos en Argelia, uno en Francia, otro en Italia y uno más en alta mar. Estas áreas han sido propuestas por su riqueza de flora y fauna, y son aceptadas por la ONU, a través de su Plan de Acción del Mediterráneo, siempre que los gobiernos se comprometan a cumplir los requisitos de singularidad y al mantenimiento. El objetivo de los responsables de Naciones Unidas es que el número se eleve hasta 40 o 50, con la incorporación de zonas del oriente del Mediterráneo, y con nuevos tipos de ecosistemas.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS