Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

6,4 millones de toneladas anuales de desperdicios, según la ONU

El Programa de Medio Ambiente de Naciones Unidas ha estimado que cada año el mar recibe 6,4 millones de toneladas de basura. De ellas un 70% acaba en el fondo marino, es decir que la contaminación de las playas es sólo una mínima parte de lo que se está preparando en las profundidades.

¿Y de dónde surge toda esa porquería? La parte más importante procede de la contaminación terrestre que llega al mar a través de los ríos, de vertederos situados cerca de la costa, pero hay una parte que son vertidos directos al mar, fundamentalmente desde las embarcaciones y desde las plataformas petrolíferas.

Según datos de Greenpeace cada año unos 200.000 barcos efectúan operaciones comerciales sólo en el Mediterráneo. La organización ecologista asegura que sólo en 1999 se han identificado 1.600 de derrames de petróleo, lo que significa unas 13.000 toneladas de crudo y ninguno de ellos estaba registrado como consecuencia de un accidente, sino que procedían de la limpieza de los tanques. Semejante práctica está absolutamente prohibida.

Los biólogos marinos y los ecologistas suponen que si lanzan al mar sin ningún pudor los restos de la limpieza de petróleo no tienen ningún inconveniente para tirar por la borda el resto de su cubo de la basura. Sin embargo, no sólo los petroleros usan los océanos como vertederos, sino que los grandes barcos que pueden transportar hasta más de 1.000 pasajeros también van sembrando con sus desperdicios las rutas marítimas que hacen durante años. "Yo me he encontrado de todo en el mar. Todo lo sobrante de la limpieza de las máquinas: aceites, botes, baterías. Incluso bolsas de plástico con la basura", afirma el investigador en temas pesqueros Francesc Sardá.

Bien es cierto que existe una normativa que regula los vertidos al mar, "pero no se cumple y además la vigilancia marina es muy precaria", asegura Sardà. "Como nadie ve la basura ahí se queda. Hasta los residuos radiactivos y las bombas atómicas se tiran en el mar".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 10 de mayo de 2006