Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nieto considera que las críticas de Virosque a su gestión no representan la opinión de la Cámara de Comercio

Justo Nieto, consejero de Empresa, volvió ayer a evidenciar las asperezas que tiene con el presidente de la Cámara de Comercio, Arturo Virosque, y que el presidente Francisco Camps trató de limar la semana pasada en público. Nieto, en rueda de prensa, insistió en que la opinión de Virosque a su gestión es "personal" y por ello no recoge el sentir de la Cámara de Comercio, de la que el consejero recordó que es presidente en funciones, ni del Consejo de Cámaras de Comercio de la Comunidad Valenciana. "Es una opinión, la opinión del señor Virosque".

Las declaraciones de Nieto no fueron más allá pero evidencian el gran distanciamiento que hay entre Árturo Virosque y Justo Nieto. Enfrentamiento antiguo que ha tenido su penúltimo capítulo a raíz de que el veterano responsable cameral el mismo día en el que fue reelegido para la presidencia, a finales de marzo, reclamara "menos latín, menos teorías" y "más apoyos directos y prácticos". Pocos días después, Virosque descalificó los planes estratégicos de la Consejería de Empresa y anunció una posible dimisión de consejo de administración del Impiva (Instituto de la Mediana y Pequeña Empresa Valenciana) para "evitar ser cómplice de su fracaso".

Ford prevé que 2006 se convierta en el segundo mejor año en cuanto a fabricación de coches

Justo Nieto volvió a hablar de Virosque durante la rueda de prensa posterior a la firma de un acuerdo con la Asociación de Propietarios y Usuarios del Parque Industrial Juan Carlos I de Almussafes. El acuerdo hará que el conocido como parque de proveedores de Ford sea la primera zona industrial que se beneficie de un modelo de gestión diseñado por la Consejería y con el que se pretende garantizar en todos estos espacios tanto las infraestructuras básicas -entre ellas la seguridad o el correcto alumbrado- como las de más vanguardia. La intención es lograr parques más competitivos, según defendió ayer el consejero valenciano.

En la rueda de prensa de ayer en la Consejería de Empresa participó el director general de Ford España, Antonio Adés, quien aprovechó para recordar que la planta valenciana de la multinacional está recurriendo a contratar a 140 trabajadores eventuales para hacer frente al aumento de carga de trabajo que se prevé en la factoría ante el aumento de la demanda, sobre todo, del modelo Fiesta. Adés explicó que en dos semanas la planta pasará de fabricar 1.870 vehículos al día a 1.930 y se estudia aumentar de nuevo la producción de cada jornada hasta las 2.000 unidades a partir de junio en un ritmo que se prevé mantener hasta finales de año. Con estos planes en la mano, el responsable de fabricación de la planta valenciana de Ford defendió que se lograrán las 400.000 unidades este año, lo que supone "el segundo mejor año en producción".

Adés, por otro lado, se mostró convencido de que "prácticamente todos los proveedores" de Ford tienen "salud financiera y ninguno está con ningún tipo de plan para levantar su fábrica y llevársela al país de moda". El responsable de Ford añadió que los "costes son fundamentales" en el sector en el que trabaja y por ello, añadió, la empresa "está en conversaciones con la representación social para ver maneras de seguir mejorando la estructura de costes". Dicho esto, Antonio Adés -en referencia implícita pero directa a las reivindicaciones de UGT-PV sobre la inversión necesaria para mejorar el trabajo en la planta- aseguró que se invierte "permanentemente" en mejoras de productividad y calidad "desde automatizaciones hasta sistemas a prueba de error para comprobar la calidad, inversiones en seguridad y ergonomía". Inversiones, aseguró, que rondan los 20 millones cada año (la cifra que pide UGT-PV).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 10 de mayo de 2006