Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rubio critica la gestión del PP para la visita del Papa y el caos de las obras

El portavoz socialista en el Ayuntamiento de Valencia, Rafael Rubio, criticó ayer la actitud y gestión del PP ante la visita del papa Benedicto XVI el próximo julio y el caos de tráfico que ocasionan las obras necesarias para el acontecimiento. "Nos alegramos de la visita del Papa", quiso destacar Rubio antes de añadir que al PSPV le "preocupa el envoltorio que da el PP" a este evento, que consideran va más allá del mensaje pastoral que dirigirá Benedicto XVI a los asistentes.

En esa línea, el dirigente socialista criticó las declaraciones en las que el vicepresidente del Consell, Víctor Campos, enfatizó el lunes que no regateará un euro en la visita del Papa. "Me hubiera gustado oír de Camps lo mismo para que los jóvenes no se tengan que ir fuera por falta de pisos, que no escatimaría un euro para abrir centros para personas dependientes", citó Rubio, entre otros ejemplos. El portavoz resaltó, además, que al iniciarse los preparativos de la visita del Papa el equipo de gobierno del PP afirmó haber barajado distintos emplazamientos para la celebración de una multitudinaria misa, entre ellos, el circuito de Cheste. Sin embargo, se optó por el espacio abierto del viejo cauce del Turia próximo a la Ciudad de las Artes y las Ciencias -"es una nueva foto turística para el complejo"- y unas obras que provocan el "caos circulatorio" en la zona. La construcción del altar que utilizará Benedicto XVI ha obligado a cortar un sentido del puente de Montolivet y a desviar el tráfico que proviene de la pista de Silla y la autopista de El Saler hacia el puente del Ángel Custodio. "Es una situación de improvisación y empieza a haber un cierto cabreo generalizado" entre los conductores que necesariamente circulan por esa zona. Además, el segundo sentido del puente se cerrará el próximo día 16, "por lo que el caos aún será mayor", aseguró Rubio. El concejal Matías Alonso recordó que "79.400 vehículos pasan diariamente en los dos sentidos del puente", que es "el nudo principal de movilidad de la zona" como cruce sobre el viejo cauce. El PSPV-PSOE exigió "un plan alternativo" para minimizar "las molestias de circulación y transportes".

"Por mucho que se empeñen los socialistas, no hay imprevisión", rebatió el concejal de Circulación, Alfonso Novo, quien subrayó que los técnicos "han previsto un dispositivo de paneles de información y de desvíos para los conductores". Según Novo, "la repercusión en el tráfico durante los primeros días es absolutamente normal hasta que se eligen las rutas alternativas anunciadas". Las molestias, opina el concejal, son asumibles porque el evento "es una ventana por donde el mundo entero va a mirar a Valencia".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 10 de mayo de 2006