Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Destituido el policía que ordenó vigilar el 'botellón' junto a la residencia del alcalde

El PSOE afirma que Gallardón elude responsabilidades "matando al mensajero"

Destitución fulminante. El Ayuntamiento destituyó ayer de forma inmediata a José Luis Gallego, mando de la Dirección de Coordinación y Planificación de la Policía Municipal, por ordenar que fuera incrementada la vigilancia en las inmediaciones de la casa del alcalde, Alberto Ruiz-Gallardón. El Consistorio calificó la orden de Gallego de "absolutamente fuera de lugar", y aseguró que la desconocía. Sin embargo, Gallego firmó la medida "por orden" del inspector jefe de la Policía Municipal, José Luis Morcillo, y la justificó por la presencia de más jóvenes en la zona y la celebración de botellón.

El Ayuntamiento de Madrid no tardó ayer ni unas horas en quitarse de en medio a José Luis Gallego García, el policía que ordenó incrementar la presencia policial para evitar el botellón en las proximidades de la casa de la "primera autoridad municipal" de Madrid. "Ha sido destituido. Se le releva del puesto, será destinado a otro lugar", indicaron fuentes de la Concejalía de Seguridad y Servicios a la Ciudadanía, que calificaron la decisión de "absolutamente fuera de lugar y sin conocimiento de sus superiores".

Gallego ordenó el pasado 28 de abril "vigilar la zona del domicilio de la primera autoridad municipal. Con visitas esporádicas, pero frecuentes". Y justificó la medida, por el "notable incremento de la presencia de jóvenes por la llegada del buen tiempo y la celebración del botellón". Gallego no rechazó ayer hacer declaraciones ayer sobre este asunto.

Un portavoz de la Concejalía de Seguridad del Ayuntamiento de Madrid, que dirige Pedro Calvo, aseguró que el pasado viernes, cuando el sindicato CC OO denunció los hechos, "nadie en el gobierno municipal se podía creer semejante orden, que posteriormente se ha podido comprobar que era totalmente cierta". Según la concejalía, "el inspector jefe tampoco sabía nada". Sin embargo, Gallego suscribe el documento "p.o. [por orden]" del inspector jefe, José Luis Morcillo.

El Ayuntamiento asegura que "Morcillo ha redactado ya una nueva orden que deroga y desautoriza la anterior, por lo que se anula el dispositivo especial de vigilancia en los alrededores de la casa de Ruiz-Gallardón".

Cabeza de turco

Daniel Lobato, portavoz de CC OO en el Ayuntamiento, manifestó ayer que "el máximo responsable de este asunto es el inspector jefe. Se ha buscado un cabeza de turco". El sindicato cree que lo habitual es que a Gallego se le hubiera abierto "un expediente informativo, antes de destituirlo, para determinar las responsabilidades".

Según el sindicato, el cargo que ocupaba José Luis Gallego es de libre designación. Lobato denunció el pasado viernes los hechos. "Es inconcebible que den una orden para que se cumpla una norma sólo enfrente de la casa del alcalde", dijo.

El concejal socialista responsable de Seguridad, Óscar Iglesias, calificó la orden de "cacicada". El edil aseveró que "las responsabilidades políticas no se pueden disimular matando al mensajero".

Iglesias reclamó que se destinen más policías en los distritos donde más se incrementaron las intervenciones por botellón durante 2005, como Usera, Moratalaz, Vicálvaro y Latina.

Por su parte, el concejal de IU Julio Misiego declaró que este hecho contrasta con las declaraciones del edil de Seguridad, Pedro Calvo, que aseguró el pasado marzo que "muchas ciudades debían tomar nota de Madrid, donde desde hace tres o cuatro años ya no hay botellón".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 9 de mayo de 2006