Crítica:
Crítica
Género de opinión que describe, elogia o censura, en todo o en parte, una obra cultural o de entretenimiento. Siempre debe escribirla un experto en la materia

Hay vida en el planeta Euskadi

Sostiene Álvaro Pombo que las novelas históricas hay que escribirlas desde el presente. Y las de ciencia-ficción, más, añadiría yo, que por entonces -hace unas semanas- estaba leyendo Si Sabino viviría -con ese barbarismo verbal de sabor local-, la primera novela de Iban Zaldua (San Sebastián, 1966), una divertida historia de ciencia-ficción (de parodia-ficción). Y la misma semana en la que ETA anunciaba su alto el fuego permanente, llegaba a mis manos otro libro de Zaldua, un libro de relatos. En esa recopilación -una buena colección de cuentos, bocados de realidad euzkadiana: el adjetivo es del autor- hay un relato adolescente y aparentemente sencillo con muchos anclajes: un cuento que se titula 'Control, 17 de septiembre de 1998', en el que su protagonista se recuerda, de chaval, preguntándose con otros cómo sería la vida en el cambio de milenio, ¿serían médicos, astronautas?, ¿Euskadi independiente, colonias de euzcadianos en la Luna? ¿Qué? Y muchos años después, un día de 1998, ese chaval que fue madura de golpe cuando ETA decreta "una tregua indefinida y sin condiciones" y pasa antes un control. El libro de cuentos está publicado en euskera en 2000 y ahora aparece en castellano. La realidad siempre imita a la ficción. Mentiras, mentiras, mentiras es un buen libro de cuentos, algunos quizá demasiado evidentes: todo se abrocha con un esperado clic al final, donde los inconvenientes de la vida, los sinsabores sentimentales están atravesados con una espada de láser por la realidad de Euskadi ('El ertzaina' es un relato tan áspero, pudiendo haber sido una historia infantil de rechazo escolar; 'ETT' es una hermosa historia de amor, pero con encapuchados; 'Bibliografía' es un poema de amor a la literatura con tortura sugerida al fondo, y así).

Si Sabino viviría es una

novela paródica hecha con mimbres de ciencia-ficción, totalmente hundida en el cieno del presente, y cuya lectura no te hace "reír a mandíbula batiente", como te hace creer el texto de contracubierta. El libro de Zaldua no es desternillante, afortunadamente; da más en cambio. Como aquellos marineros euzkadianos hasta las cachas que iban a por el atún de Gran Sol más allá de las estrellas en aquella película de Álex de la Iglesia, el detective de Zaldua, un tal López Belausteguieta, es sacado de su galvana existencial en el planeta La Margen por los del Tecno Buru Batzar, para que regrese al planeta Tierra, a Tauro, y se agencie los restos de Sabino Arana, prócer patrio, cuyo ADN es aguabendita o combustible manodesanto para el ordenador central del planeta Nueva Euskadi. El tal López inicia el temido regreso en busca de ese Santo Grial sabinesco de tan decisiva importancia. Zaldua ha escrito una parodia colmada de inteligentes señas de identidad, que funciona muy bien, pues su autor administra estupendamente sus humores y malicias sin romperse la crisma por buscar una gracia fácilmente desternillante. Al contrario, Zaldua ha conseguido darnos una contenida novela paródica, una acertada muestra de corrosiva ciencia-ficción en la que -muy elegantemente- no queda títere con cabeza, fuese éste euzkadiano o taurota, ansioso buscador el primero del ADN de Sabino o, el segundo, satisfecho súbdito de un solar donde "técnicamente jamás se pone el sol".

Iban Zaldua. Si Sabino viviría. Lengua de Trapo. Madrid, 2005. 190 páginas. 16 euros. Mentiras, mentiras, mentiras. Lengua de Trapo. Madrid, 2006. 222 páginas. 17,59 euros.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS