Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Fútbol | El Barça revalida el título

La mejor temporada del 10

Ronaldinho: "Ha sido mi mejor año porque he sido muy regular, al igual que el equipo. Hemos sido los mejores de principio a fin"

Ronaldinho sigue sonriendo, señal de que las cosas funcionan en el Camp Nou. Su deslumbrante dentadura continúa brillando como nunca, reflejada incluso en el Balón de Oro, el galardón que recogió el pasado mes de diciembre en París. Lejos de acomodarse, Ronaldinho ha liderado de manera más que evidente la reválida del título de Liga.

Lo ha hecho jugando mejor de lo que había jugado, salpicando de detalles inolvidables (controles y regates especialmente) todos los partidos en los que se ha convertido en una referencia mundial. "Es un jugador de anuncio", ha dicho de él Pier Luiggi Collina, el árbitro más mediático. Aunque, puestos a valorar otros matices, Txiki Begiristain, director deportivo del club, afirma: "Ha jugado mejor porque es mejor jugador y atiende mejor al control del juego". Sencillo. Y a ojos de Ronaldinho es cierto: "Por lo menos, me siento más maduro. No sé, como más centrado. Sí, en eso he cambiado algo, corrobora.

Puede que en ello influya la edad -"ya tengo 26 años", dice bromeando-, pero seguro que ha tenido mucho que ver su hijo, João, que cumplió un año justo el día en que el Barcelona jugaba su partido de Liga en Zaragoza, la misma noche en la que Eto'o dijo basta a tanto insulto racista. "Aquel día quise dedicarle un gol y no pude", recuerda Ronaldinho antes de asumir que la paternidad le ha cambiado: "Ser padre te hace distinto, es cierto. Puede que sea eso y que se note en mi juego. Eso hace crecer mucho", reconoce rotundo el delantero, que añade: "Esta temporada he sido más 10".

El caso es que este año se ha salido. Basta con fijarse en la estadística para comprobar que ha mejorado sus números de las temporadas anteriores. Ha metido 16 goles (todos con la derecha, en 103 remates) y demás, Ronaldinho es líder de asistencias del campeonato liguero, con 11, mérito que comparte con Yeste. A un jugador que siempre ha presumido de ser mejor pasador que goleador, los datos le satisfacen doblemente: "Siempre he dicho que prefiero dar pases a marcar goles, así que haber hecho las dos cosas es fantástico".

Goles como los dos al Real Madrid en el Bernabéu que le permiten decir: "He metido más goles y el gol es siempre importante". Lleva 16, los mismos con los que terminó su primer año. Entonces, el ataque azulgrana dependía de Kluivert, Saviola, Quaresma y Overmars, y Ronaldinho se vio obligado a echarse al equipo a la espalda y llevarlo hasta el gol.

De los 16 tantos que ha marcado este año no se atreve a elegir uno: "Espera, que la Liga no ha terminado y todavía estoy a tiempo", dice con ojos amenazantes. Y luego se ríe. "De momento, no me quedaría con ninguno", insiste, aunque nunca ha negado que los dos goles de Madrid fueron tantos que "marcan una carrera".

Según Ronaldinho, su aportación no ha sido más importante que la de otros compañeros: "Un título no lo gana un solo jugador, es cosa de todos", apunta. Gestos como el de levantarle el brazo a Belletti por su asistencia de gol en el partido contra el Cádiz lo demuestran. Además, se congratula de no haberse lesionado. "Me ha permitido ser muy regular, al igual que el equipo. Hemos sido los mejores de principio a fin". Está contento; sonríe. Hace casi tres años llegó a Barcelona procedente de París, donde el día 17 tiene una cita.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 4 de mayo de 2006