Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Una reforma urbana polémica

Medio Ambiente prevé más tráfico en las cercanías del parque del Retiro

El Plan Especial del eje Prado-Recoletos propone una reducción de tráfico entre las plazas de Colón y de Atocha. El informe emitido el pasado noviembre por la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, que dirige Mariano Zabía, se muestra de acuerdo con el objetivo del proyecto de disminuir la entrada de vehículos al centro de la capital. Pero critica que, al reducir su paso por los paseos de Recoletos y del Prado, provoque afecciones en otras zonas del centro.

"El menor flujo de tráfico que se propone en el eje Colón-Carlos V, junto con el incremento de las zonas peatonales en tal ámbito, es positivo desde el punto de vista del medio ambiente urbano en el entorno inmediato", afirma el documento. "Sin embargo, el gran volumen de tráfico que se dirigirá a otras zonas del centro de Madrid, de importancia para el peatón, originará en ellas nuevos problemas de contaminación atmosférica y acústica".

A la consejería le preocupa especialmente el entorno del parque del Retiro. En esta zona, "es muy significativo el fuerte incremento del tránsito de vehículos", recalca el informe.

Más coches en Alfonso XII

El proyecto diseñado por Trajineros, el equipo de arquitectos encabezado por Álvaro Siza, planea reducir el volumen de coches que circula por el eje Prado-Recoletos y limita la velocidad de circulación. A cambio, desplaza los vehículos a la calle de Alfonso XII, que discurre pegada al parque del Retiro.

El arquitecto Carlos Riaño, que pertenece a Trajineros, explicó ayer que, aunque en un principio planearon aumentar en un carril el tráfico de esa calle, el proyecto actual contempla mantener los carriles de la circulación de Alfonso XII tal y como están. A cambio, eliminarán el túnel que circula por debajo. "Desaparece el túnel, porque ahora no tiene sentido", subrayó Riaño. "Ese paso subterráneo se hizo cuando aún se circulaba por el interior del Retiro. Pero ahora puede circularse igual por el subterráneo que por arriba, porque vas a dar al mismo lado", dijo.

Esta solución no es del agrado de la Consejería de Medio Ambiente. "El eje Prado-Recoletos absorbe un porcentaje muy elevado de tráfico rodado de entrada y salida de Madrid, por lo que los potenciales efectos en cadena (y sus consiguientes consecuencias ambientales) que se pueden producir sobre el flujo de vehículos de toda la ciudad (...) puede ser muy importantes", recalca su informe.

La consejería se queja también de que no se hayan aportado algunos "detalles técnicos" en la documentación entregada sobre el plan especial. Entre ellos, cita una evaluación de la contaminación acústica y atmosférica, "en el entorno del Retiro" y un estudio de contaminación de suelos en la gasolinera de la glorieta de Carlos V, que desaparecería.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 3 de mayo de 2006