Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alemania sube tres puntos el IRPF a los ricos para mejorar la recaudación

El Gobierno subvencionará con hasta 1.800 euros al mes a los padres que dejen de trabajar

Los socios de la gran coalición de gobierno en Alemania entre democristianos (CDU/ CSU) y socialdemócratas (SPD) han llegado a un acuerdo para introducir un impuesto a los ricos, que sube a partir del próximo 1 de enero del 42% al 45% el tipo máximo del impuesto sobre la renta para los contribuyentes con ingresos superiores a 250.000 euros. La medida afectará a unas 49.000 personas. Al mismo tiempo, la coalición concederá a las familias que tengan un hijo y el padre o la madre dejen de trabajar subvenciones de hasta 1.800 euros mensuales por un máximo de 14 meses.

Tras semanas de tira y afloja, en las que se extendía por Alemania la sensación de que la gran coalición estaba casi paralizada en sus planes económicos, los socios del Gobierno aprovecharon la tarde-noche del Primero de Mayo para llegar a un acuerdo que ayer presentaron a bombo y platillo en Berlín los secretarios generales de los tres partidos CDU, CSU y SPD. Hubo regalos para todos. Así, cada socio de la coalición puede salvar la cara ante su clientela política.

El SPD, partido que lleva la peor parte en la gran coalición, con caídas hacia el 30% de intención de voto, puede apuntarse el triunfo de haber introducido el llamado impuesto a los ricos. A partir de enero, los solteros que ingresen más de 250.000 euros al año y los casados con más de 500.000 euros tendrán que pagar un 45% de impuesto sobre la renta, en vez del 42% actual. Se excluyen los ingresos procedentes de explotaciones comerciales. Para 2008 queda pendiente la reforma del impuesto de sociedades.

La impresión dominante en Berlín es que en la subida de impuestos a los ricos es mucho más el ruido que las nueces. El Gobierno esperaba ingresar con esa subida 1.300 millones de euros, pero la realidad demuestra que esto es una variante del cuento de la lechera. El fisco ingresará 300 millones de euros más al año. Los democristianos impusieron que se excluyan de la subida los ingresos procedentes de explotaciones comerciales con el fin de favorecer a las pymes. Esto rebaja mucho el número de afectados. Se estima que sólo 23.000 solteros y 26.000 parejas en toda Alemania tendrán que pagar el 45%.

En España, casi 23.000 contribuyentes declaran ganar más de 250.000 euros al año. Con la próxima reforma fiscal, a esos ingresos, como a todos los superiores a 52.360 euros anuales, se les aplicará un tipo máximo del 43%, frente al 45% actual.

Críticas de los empresarios

La reacción de la oposición y de las asociaciones gremiales ha sido demoledora. El portavoz de Hacienda del partido liberal (FDP), Otto Solms, calificó el "impuesto del empobrecimiento" de "populista, absurdo desde el punto de vista fiscal y de dudosa constitucionalidad". El presidente de la Federación de Contribuyentes, Karl Heinz Däke, lo considera "absurdo y anticonstitucional". Para el presidente de las medianas empresas, Mario Ohoven, los únicos que salen ganando son los asesores fiscales y además se fomenta la fuga de capitales al extranjero. Por el contrario, el secretario general del SPD, Hubertus Heil, se mostró satisfecho porque su partido se presenta en la coalición como reformista y al mismo tiempo "garantiza la justicia social".

La democracia cristiana pudo presentar como un triunfo la aprobación del llamado dinero para los padres, una medida para incentivar la natalidad. Cuando el padre o la madre dejen de trabajar para cuidar al recién nacido y también a las madres solteras, el Estado les pagará dos tercios del salario hasta un máximo de 1.800 euros durante un año. Los que tengan un salario por debajo de 1.000 euros lo cobrarán completo. El periodo de subvención se prolonga dos meses más si trabajan menos de 30 horas semanales. En todo caso, si optan por volver al trabajo cobrarán un fijo de 300 euros. La ministra de Familia, Ursula von der Leyden (CDU), doctora en Medicina de 47 años y madre de siete hijos, declaró al informar del acuerdo: "Hoy es un buen día para las jóvenes familias en Alemania. Los acuerdos ponen de manifiesto que la sociedad tiene un interés común en criar niños".

La coalición acordó además suprimir a partir de enero las deducciones fiscales por desplazamientos de casa al trabajo en distancias por debajo de 20 kilómetros. También se rebaja la cantidad libre de impuestos por ingresos procedentes de ahorros de 1.370 a 750 euros a los solteros y de 2.750 a 1.500 euros a las parejas. Y se suprime la posibilidad de deducir los gastos por una habitación destinada en la casa a despacho.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 3 de mayo de 2006