Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Nacionalidades

Universidad Autónoma de Madrid, España

Como extranjero que ha adoptado España como su país, veo el problema de las nacionalidades de una forma quizá más desapasionada y desencantada, pero unas reflexiones me parecen de interés general.

Creo que cabría separar tres cuestiones que a menudo se confunden: el respeto a la diversidad lingüística y cultural, la autonomía impositiva y el fervor independentista que a veces se ampara detrás de declaraciones de realidad nacional.

La primera es una demanda natural y comprensible, y el Estado debería darle satisfacción plena.

La autonomía impositiva es un problema económico importante para todas las naciones: no tiene una solución final, sino un proceso continuo de negociación y ajuste.

El independentismo parece, estos días, cuando menos anacrónico. En esta era de globalización, en que las grandes empresas y las organizaciones que no son expresión de una voluntad popular a través del voto -como el OMC- van asumiendo poderes gubernamentales, el Estado es una de la pocas estructuras democráticas lo bastante fuertes como para permitirnos -de una forma imperfecta, por supuesto- ejercer nuestra libertad política. Debilitar el Estado nacional y reemplazarlo por entidades más fragmentadas y con menor fuerza facilitará una mayor homogeneización cultural y económica a nivel mundial, provocando exactamente el efecto contrario de la diversidad cultural de la que los independentistas se proclaman fervientes defensores.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 30 de abril de 2006