Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Siniestralidad laboral

Enseñar a prevenir

La campaña 'Aprende a crecer con seguridad' se dirige este año a casi 4.000 alumnos andaluces

Javi y Manoli llevan tiempo familiarizados con Segurito, la mascota de la prevención. Los dos, de 10 años y alumnos de quinto curso de Primaria del colegio Santa Potenciana, de Villanueva de la Reina (Jaén), forman parte de los más de 500 escolares que este curso han tomado parte en la campaña Aprende a crecer con seguridad, una iniciativa del Centro de Prevención de Riesgos Laborales de Jaén con el fin de introducir la cultura de la prevención en la escuela. El personaje más popular de esta campaña es Segurito, una mascota que Javi y Manoli encuentran en todos los juegos y el material de trabajo que le han acompañado en los últimos meses en sus talleres de aprendizaje para evitar los accidentes en el entorno escolar y también en sus domicilios.

El objetivo final es educar a los niños como futuros trabajadores

Javi y Manoli suben primero al autobús de la Unidad Móvil de Formación, donde, utilizando el cómic como vehículo didáctico, se les informa de todo lo que deben tener en cuenta para evitar quemaduras, caídas, intoxicaciones, asfixias o problemas auditivos y sorderas. Después participan junto al resto de compañeros de clase en un parchís gigante donde también Segurito les guía hacia la meta final si hacen gala de su destreza para superar unas pruebas sobre las materias que han aprendido previamente. "Es una manera muy divertida de aprender lo que tenemos que hacer en caso de accidente y para prevenir otros riesgos", señala Manoli, que muestra muy satisfecha el diploma que ha recibido por su participación en la campaña de prevención. Su colegio ha recibido, además, un premio, consistente en material deportivo, por la elaboración de planes de autoprotección.

Aprovechando la conmemoración del Día de la Seguridad y Salud Laboral, la campaña escolar Aprende a crecer con seguridad entregó el pasado jueves los diplomas y premios (ordenadores, bicicletas o material escolar y deportivo) a los 509 escolares de una decena de centros de la provincia de Jaén. Con éstos ya son más de 11.700 los que se han implicado en esta iniciativa desde que se puso en marcha en el curso 1994-95. Se trata de una experiencia piloto que se inició en Jaén y que, posteriormente, se fue extendiendo al resto de las provincias andaluzas y está sirviendo de modelo para otras comunidades. "La campaña nació por la existencia de un claro problema educacional-preventivo en nuestra sociedad, donde tenemos uno de los índices más altos de accidentes laborales e infantiles de la Unión Europea", señala Manuel Soriano, director del Centro de Prevención de Riesgos Laborales de Jaén y uno de los impulsores de esta campaña que ahora coordinan las consejerías de Empleo y de Educación. En toda Andalucía, la campaña ha llegado este curso a 3.9456 alumnos de 84 colegios de las ocho provincias. A la cabeza está Granada (650 alumnos), provincia que presenta los índices más altos de siniestralidad laboral, seguida de Sevilla (519), Córdoba (511), Jaén (509), Málaga (482), Almería (452), Huelva (423) y Cádiz (400).

La campaña tiene cuatro líneas de actuación: la sensibilización escolar, los estudios sobre accidentes infantiles y otros posibles problemas del niño (daltonismo), la formación del profesorado y las guías de apoyo para introducir esta materia como enseñanza transversal. "La idea que se persigue es integrar en la cultura preventiva a la sociedad en su conjunto, desde padres, profesores y Administración, como elementos activos influyentes en el proceso educacional del niño", apunta Manuel Soriano.

El objetivo final es educar a los niños como futuros trabajadores, es decir, la seguridad infantil como paso previo a la seguridad en el trabajo. Entre las actividades desarrolladas durante el curso destacan las pruebas para detectar posibles alteraciones cromáticas en la visión de los alumnos, un registro de accidentes en cada centro, la elaboración de planes de evacuación y trabajos sobre la detección de riesgos que han elaborado los propios alumnos.

La campaña presta también una atención especial hacia la educación vial de los alumnos. Y no es para menos. El 71% de las personas atendidas en los servicios de urgencias de los cuatro hospitales públicos de la provincia de Jaén durante el año pasado debido a accidentes de tráfico eran jóvenes con edades comprendidas entre los 15 y los 34 años. El número total de víctimas asistidas por este motivo ascendió a 6.000, de los que 4.317 fueron jóvenes y, entre ellos, un 61,8% eran hombres y un 38,2 % mujeres, mientras que los casos que revistieron mayor gravedad y requirieron el ingreso hospitalario del paciente fueron 283. Estos datos preocupantes llevaron a constituir en 2002 la Mesa Intersectorial para la Prevención de Accidentes de Tráfico en Jóvenes de Jaén, para sensibilizar sobre la prevención a los más de 80.000 estudiantes de Primaria y Secundaria de la provincia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 30 de abril de 2006