Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El futuro de Marbella

El PP dice que Rafael Duarte es "incompatible" con la gestora

El secretario general del Partido Popular en Andalucía, Juan Ignacio Zoido, consideró ayer que Rafael Duarte es "incompatible" para desempeñar el cargo de vocal en la gestora que gobierna Marbella tras la disolución del Ayuntamiento. Duarte, abogado de profesión y vocal encargado del área de Urbanismo a propuesta del PSOE, asesoró al Ayuntamiento de Manilva, que presidía el ex gilista Pedro Tirado, imputado por prevaricación y cohecho en el caso Ballena Blanca.

Además, Zoido criticó al presidente de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves, por haber sido "poco escrupuloso" en el nombramiento de los miembros de la gestora y le exigió que "abandone la doble vara de medir". El dirigente popular andaluz se refería al caso del vocal Salvador Guerrero, propuesto por el PP y que tuvo que dimitir tras desvelarse que el despacho de abogados que dirige ejerce la defensa del ex concejal José Jaén, imputado en el caso Malaya contra la corrupción municipal en Marbella. Por el contrario, el secretario general del PSOE en Marbella, Antonio Rodríguez Leal, aseguró ayer que Duarte seguirá en su puesto porque es "compatible" con el cargo y que sería "injusto" aceptar su dimisión.

El presidente de la comisión gestora, Diego Martín Reyes, rechazó el "uso malintencionado" que se está haciendo, en su opinión, del pasado laboral de Rafael Duarte. Martín Reyes, también letrado, reiteró que el hecho de que su compañero de gestora estuviera contratado como asesor por el Ayuntamiento de Manilva "no significa que haya participado en ningún hecho delictivo". El presidente del órgano de gobierno provisional retrató el sentimiento de los vocales ante la presión mediática a la que se están viendo sometidos: "nos sentimos mal porque nos creemos objeto de una cacería, hoy le ha tocado a Rafael Duarte y mañana puede ser a cualquiera de nosotros y eso es muy malo para todos".

"Tocada de muerte"

El propio Duarte señalo que si presentara la dimisión, la junta gestora, compuesta por 16 miembros, estaría "tocada de muerte" y declaró que "en conciencia" no se debe retirar y que "por responsabilidad" hacia el resto de los vocales "no se puede venir abajo". De hecho, el abogado experto en legislación urbanística avanzó ayer sus prioridades al frente de la delegación municipal más conflictiva. Duarte destacó que los proyectos clave de su área son "encontrar suelo para los equipamientos escolares que hacen falta, para el centro de salud del núcleo poblacional marbellí de San Pedro Alcántara, y desbloquear el soterramiento la N-340".

Por su parte, Diego Martín Reyes se mostró convencido de que habrá demoliciones de obras ilegales en Marbella, ciudad en la que existen en torno a 30.000 viviendas en situación de ilegalidad, de las cuales un 15%, no tienen posibilidad de legalizarse.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 30 de abril de 2006