Gallardón rehúsa cambiar el proyecto del eje Recoletos pese a las presiones del Thyssen

El municipio cree injustificadas las quejas de la baronesa y culpa de la polémica al museo

El Ayuntamiento se mantiene en sus trece con el plan de reforma del eje Prado-Recoletos pese a las protestas de Carmen Thyssen. Manuel Cobo, vicealcalde del Ayuntamiento de Madrid, manifestó ayer que, "en lo fundamental de ese proyecto, no hay idea de modificarlo". Cobo achacó a la "falta de comunicación interna" del Patronato de la Fundación Thyssen-Bornemisza la polémica surgida por el plan de reforma del paseo del Prado, y calificó de "injustificadas" las declaraciones de Carmen Thyssen, que dijo que se iba a atar a los árboles del paseo para evitar su tala. Cobo aseguró que ha habido "multitud de contactos con la fundación y se han atendido sus sugerencias".

Más información
Aguirre: "Mientras sea presidenta, los árboles de Prado-Recoletos van a seguir donde están"
Gallardón quiere convencer a la baronesa de que el Thyssen "sale ganando" con la remodelación

El Ayuntamiento no tiene intención de modificar el proyecto de reforma del eje del Prado-Recoletos pese a las protestas de Carmen Thyssen por el plan municipal. La baronesa se ha quejado de que el proyecto contempla la tala de numerosos árboles centenarios y cree que el museo, que alberga una de las mayores colecciones de arte del mundo, "saldrá mal parado".

El vicealcalde de Madrid, Manuel Cobo, manifestó ayer, en la conferencia de prensa posterior a la junta de gobierno, que en una operación de esta magnitud puede haber algún pequeño cambio. "Pero

en lo fundamental, no hay idea de modificarla", insistió. El Ayuntamiento prevé que el proyecto de reforma del eje Prado-Recoletos, desde la plaza de Cibeles hasta la rotonda de Atocha, se ejecute "en la próxima legislatura", según el vicealcalde.

Cobo atribuyó la polémica con Carmen Thyssen a "la falta de comunicación" en la Fundación Colección Thyssen-Bornemisza, "que comparte la iniciativa municipal". El vicealcalde de la capital se mostró sorprendido por las declaraciones de Carmen Thyssen en las que afirmaba que estaba dispuesta a "atarse" a uno de los árboles centenarios para impedir que sean talados.

Cobo recordó que el Consistorio ha mantenido "multitud de contactos con el Patronato de la Fundación y se han aceptado sus sugerencias". Calificó las declaraciones de la baronesa de "injustificadas".

Concurso internacional

El Ayuntamiento convocó en 2003 un concurso internacional para remodelar el eje Prado-Recoletos. Un equipo de arquitectos liderado por Álvaro Siza ganó el concurso. Poco después, el Consistorio abrió un periodo de información pública donde se recogieron 1.400 sugerencias de todos los ciudadanos interesados en aportar soluciones. Las propuestas más demandadas fueron la ampliación de las zonas verdes, más espacios peatonales, y un carril bici.

Carmen Thyssen no se queja sólo de la tala de los arboles, algunos plantados en la época de Carlos III. También lo hace por la cantidad de carriles de circulación de vehículos que estarán pegados al museo. "Quieren que pase una autopista delante, y encima lo harán cortando una arboleda única", dijo.

El proyecto de reforma del Prado fue aprobado por unanimidad de todos los grupos en junio. Pero tanto el PSOE como IU presentaron alegaciones al proyecto durante el periodo de información pública.

Félix Arias, concejal socialista, acusó ayer al Ayuntamiento de "cometer un error al mantener el documento inicial sin tocar nada". El edil explicó que "tal y como se han diseñado el número de carriles y calzadas se perderán unos 600 árboles".

Arias recordó que el Grupo Municipal Socialista presentó el pasado mes de septiembre unas alegaciones contra el proyecto del Plan Especial Prado-Recoletos por la "eliminación de 539 árboles y el traslado de otros 46". Los socialistas, también, propusieron reducir el número de carriles para reducir el tráfico en el centro de la capital. "Hay que elaborar un plan de movilidad para reducir el tráfico en el centro", apuntó.

El edil de IU Justo Calcerrada acusó a Cobo de desconocer "el espíritu de consenso con que fue aprobado el plan especial con el que fue aprobado el proyecto". El concejal de IU agregó: "Hay que defender los intereses de los ciudadanos en un proyecto singular para la ciudad como éste". "El problema", dijo, "es que ya se han talado muchos árboles en las obras de la M-30 y la gente está muy sensibilizada".

Sobre la firma

Jesús Sérvulo González

Redactor jefe de Economía y Negocios en EL PAÍS. Estudió Económicas y trabajó cinco años como auditor. Ha cubierto la crisis financiera, contado las consecuencias del pinchazo de la burbuja inmobiliaria, el rescate a España y las reformas de las políticas públicas de la última década. Ha cursado el programa de desarrollo directivo (PDD) del IESE.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS